Patry Jordán: "Puedo decir que trabajo y vivo de algo que me apasiona, que es poder ayudar a los demás"


La Parrilla de Arganda tiene el mejor cocido de Madrid y otros muchos platos perfectos para entrar en calor


La Parrilla de Arganda / Laura González

Los días de sol llegan a su fin, y con ello, el inicio de una nueva estación que invita a hacer una pausa y a disfrutar de los pequeños placeres del día a día, como sentarse a la mesa a calentar el estómago con guisos de temporada y platos de cuchara.

La Parrilla de Arganda ha actualizado su carta de cara a la llegada del otoño con elaboraciones que suponen una experiencia gastronómica única. El restaurante mantendrá la terraza abierta hasta finales de octubre, con una capacidad para 100 comensales, con el fin de disfrutar de las cálidas temperaturas y los paisajes que nos ofrecen las primeras semanas del otoño.

Su nuevo menú abarca desde una amplia selección de platos de cuchara, pasando por las elaboraciones de temporada y finalizando con postres caseros; además del clásico cocido madrileño que La Parrilla de Arganda propone para cada miércoles durante la temporada. Así, los comensales de este restaurante pueden escoger entre los platos de cuchara que varían cada día de la semana de manera aleatoria entre los que destacan el marmitako, la fabada asturiana y las lentejas con chorizo, sugerencias de carta como arroz con conejo, garbanzos morunos y pochas con perdiz, y el clásico cocido madrileño que se sirve los miércoles en 3 pasos: primero la sopa, luego las legumbres y verduras para concluir con las carnes y embutidos.

En la nueva experiencia de La Parrilla de Arganda permanecen algunos de sus platos estrella como las ensaladas, ensaladillas y los pimientos rojos de la huerta asados a la brasa con ventresca. Además, a medida que el otoño avance, se incluirán a la carta platos de setas y trufas, así como elaboraciones de caza.

Para poner la guinda al pastel, La Parrilla de Arganda cierra la experiencia con sus postres caseros de temporada. Se elaboran en el obrador del restaurante y suponen el punto definitivo para culminar la visita. Entre la nueva oferta dulce, destacan la leche frita de la abuela, una receta tradicional con helado de canela, y la tarta de hojaldre y manzana con helado de vainilla, que suponen el broche de oro a la experiencia.

La Parrilla de Arganda es un restaurante con un alto respeto a la autenticidad del producto al ser, el cocinado en parrilla, uno de los métodos que mejor conservan la pureza de los alimentos. Se trata de una técnica que consigue mantener la jugosidad y el sabor más puro de los ingredientes, además de permitir que se conserven gran parte de los nutrientes, minerales y vitaminas.

Para alcanzar una mayor excepcionalidad en las elaboraciones, La Parrilla de Arganda utiliza únicamente producto de soberbia calidad. Esto lo consiguen gracias a su huerta propia. Enclavada en la nombrada Huerta de Tajuña, en el término de Orusco de Tajuña, se encuentra la huerta de la que obtienen la mayoría de sus verduras y hortalizas que se consumen en el restaurante. De su propia huerta obtienen también los huevos de campo gracias a las 50 gallinas que se encuentran en este espacio. Estas viven en semilibertad y disfrutan de una alimentación absolutamente natural que aporta a los huevos que se obtienen de ellas un sabor y color singulares. 

Asimismo, La Parrilla de Arganda apuesta por buscar el producto en origen, motivo por el que diariamente, el restaurante cuenta con los mejores calamares de anzuelo, pulpos, sepias, rodaballos o merluzas traídos, diariamente, de Vigo y de Laxe. Esta premisa de calidad se plasma también en las carnes. Estas se obtienen de pequeñas explotaciones ganaderas del norte de León y de Galicia íntimamente comprometidas con la sostenibilidad y el cuidado de los animales.