Patry Jordán: "Puedo decir que trabajo y vivo de algo que me apasiona, que es poder ayudar a los demás"


Cádiz, la tacita de plata.

Atardecer en el Balneario de La Caleta

Miriam Reyes / Historiadora

Gadir, Gades, Qadis… esta joyita andaluza ha recibido multitud de nombres durante los más de tres mil años de historia que lleva a sus espaldas ya que, según la tradición, fue fundada por los fenicios en el 1104 a.C. Lo que no se puede discutir es que Cádiz es la ciudad más antigua, y con más arte, de Occidente.

Fenicios, cartagineses, romanos, árabes… todos querían formar parte de la historia de este enclave maravilloso y, claro, cada pueblo que pasaba fue dejando su huella, convirtiéndola en un lugar único.

El gran Aníbal rezó en el templo de Melkart que tenía Gadir antes de enfrentarse a los romanos y se cuenta que Julio César lloró ante la estatua de Alejandro Magno situada en dicho templo, eso si, ya dedicado a Hércules. A cada pueblo, sus dioses.

Si, ya lo se. Que Cádiz es famosa por sus playas y su Carnaval. Pero tiene una historia que no se puede aguantar y que te va saliendo al paso mientras recorres sus calles.

Y para muestra, os recomiendo tres lugares que son clave para conocer la Cádiz histórica.

Empecemos por el principio. Los fenicios, que fueron los fundadores y cuya huella está conservada a las mil maravillas en el Yacimiento Gadir, donde se pueden ver calles, casas y algunas herramientas del siglo IX a.C.

Damos un salto en el tiempo. La todopoderosa Roma ya está haciendo de las suyas en la Península. Y en Cádiz también, por supuesto. Y, si hay romanos, hay teatro, como el teatro Balbo situado en el barrio del Pópulo, construido en el 70 a.C. y considerado el más antiguo de la Península y uno de los más grandes.

Catedral de Cádiz

Último empujón para llegar al siglo XIX. Napoleón nos está tocando la fibra a los españoles, pero en Cádiz se reúne un grupo de diputados en las llamadas Cortes de Cádiz, único lugar fuera de las garras francesas. Aquí, el 19 de marzo de 1812 se redactó la primera Constitución española, conocida como La Pepa, ¿Por qué La Pepa? Pues por ser promulgada el día de San José. Es que estos gaditanos tienen una guasa…  En la Plaza de España se levanta un espectacular Monumento a las Cortes con numerosas alegorías a la libertad y a los diputados que hicieron posible la Carta Magna.

Oratorio de San Felipe Neri

La catedral, la Plaza de las Flores, el Oratorio de San Felipe Neri, el Parque Genovés o la Alameda Apodaca son sólo algunos lugares únicos que encontrarás recorriendo las calles de esta ciudad milenaria.

Pero si hay dos cosas por la que es conocida la capital gaditana es por la playa de La Caleta y por su mundialmente conocido Carnaval. Cada febrero, las calles se llenan de color y cachondeo gracias a las agrupaciones que, tras haber participado en el concurso del Gran Teatro Falla, reparten guasa con sus letras llenas de ironía por cada rinconcito.

Gran Teatro Falla

Y como ver todo Cádiz de un tirón es imposible, lo mejor es ir haciendo paradas técnicas para reponer fuerzas. Unas tortillitas de camarones en la playa de la Victoria, un pescaíto frito en el barrio de la Viña o un poquito de cazón en adobo en el Mentidero te darán el chute de energía que necesitas para la última parada.

Cartucho de pescaito frito


Como es de buena educación saludar a los señores del lugar cuando llegas a un sitio nuevo, no os podéis ir sin visitar los sarcófagos antropomorfos fenicios que descansan en el Museo. Siempre se alegran de ver caras nuevas.

Como broche de oro, nada mejor que disfrutar de uno de los atardeceres más bonitos del mundo desde el Castillo de San Cristóbal mientras pensáis ¡Que viva Cai!

Sarcófagos Fenicios