Patry Jordán: "Puedo decir que trabajo y vivo de algo que me apasiona, que es poder ayudar a los demás"


Horcher inicia su temporada de caza


Horcher / Laura González

La carne de caza es uno de los bocados más exquisitos de la gastronomía mundial. Son productos que al estar vinculados a la temporalidad se convierten en muy codiciados, sublimes y, sobre todo, muy esperados por los paladares más exigentes.

La temporada de caza se extiende desde el mes de octubre hasta marzo. Un período en el que tenemos la oportunidad de degustar la potencia del sabor de esta carne, perfecta para cualquier momento del día y celebración.

Sin embargo, solo las cocinas más selectas saben aprovechar sus múltiples cualidades y plasmarlas en un plato. Una de ellas es la de Horcher, restaurante conocido como el templo de la caza en Madrid.

Este prestigioso establecimiento, referente para toda la hostelería de la capital por su impecable trayectoria, adapta todos los años su carta y pasa a incluir algunos platos elaborados con este producto de temporada.

Durante la época de caza, Horcher sorprende a sus clientes con una variedad de platos fuera de carta que funcionan milimétricamente en sala, donde se pueden encontrar propuestas de temporada cocinadas con el máximo mimo.

El brillante expediente de Horcher, como sinónimo de exquisitez, cuenta con el aval de recetas como la perdiz a la prensa que lleva en la carta desde sus inicios hace 78 años. Se trata de propuestas donde los tiempos de cocción se cuidan enormemente dado que “las carnes de caza, al ser de animales salvajes, cuentan con menos grasas que otras y pueden quedarse secas al menor descuido” comenta Miguel Hermann, jefe de cocina de Horcher.

Otro de los clásicos platos de caza que sirve este restaurante es el lomo de corzo asado al natural. No obstante, los comensales también pueden degustar otras propuestas como la perdiz asada con uvas en hoja de parra, perdiz a la prensa, ragout de ciervo, strogannof de corzo, liebre a la royale acompañada de castañas y puré de boniato y pato salvaje asado con cebollitas glaseadas y puré trufado.

Una carta sólida, en la que también encontramos entrantes fríos y calientes, sopas y cremas, ensaladas, pescados y mariscos y, por supuesto, los clásicos de Horcher.

Platos que van de la mano de su bodega, un verdadero tesoro enológico dentro de Madrid. Aquí reposan vinos de añadas históricas que se enriquecen con la explicación y la sabiduría del sumiller Blas Benito, responsable también de que la coordinación entre sala y cocina sea tan espectacular como milimétrica. Horcher, símbolo de tradición y autenticidad, continúa sirviendo experiencias gastronómicas irrepetibles desde 1943. Situado frente a los emblemáticos jardines del Parque del Retiro, sus paredes respiran la impronta y personalidad que el abuelo de Elisabeth, Otto, metió en su maleta para fundar en Madrid uno de los templos del buen comer.  

La experiencia gastronómica de Horcher llega al culmen en el momento del postre: el Baumkuchen, el pastel de árbol, un dulce artesanal hecho capa a capa en un horno especial con un peso aproximado de dos kilos y medio y elaborado con más de 70 huevos. Cortado en láminas veteadas como si de un carpaccio se tratase, se sirve cubierto de chocolate caliente, helado de vainilla y nata siendo desde hace décadas uno de los mayores reclamos de su tradicional carta de postres. 

Horcher en casa, un delivery recién sacado de la parrilla

El servicio "Horcher en casa”, con el que el restaurante acerca una selección de su carta a los hogares de los madrileños, continúa en su camino hacia el éxito. Los platos de caza presentes en el menú se podrán disfrutar con este sistema de entrega a domicilio, además de una amplia selección de entrantes y platos principales. Igualmente, "Horcher en casa” cuenta con una variada selección de vinos, cavas y champagnes por botella, así como sus clásicos postres donde destaca su Baumkuchen. El pedido mínimo para disfrutar de este servicio es de 60 euros, únicamente con un suplemento en el precio de 12 euros para aquellos con entrega fuera de la Almendra Central. “Horcher en casa“ ofrece también la posibilidad de recoger en el propio restaurante sin pedido mínimo.