Patry Jordán: "Puedo decir que trabajo y vivo de algo que me apasiona, que es poder ayudar a los demás"


¿Conoces el Té Matcha?

Nicolás Montoya / Experto en alimentación

Hace ya unos años que está entre nosotros, pero es posible que todavía no lo hayas probado.

El Matcha es un té de origen chino, y, aunque hoy en día se relaciona más con la cultura japonesa, lo cierto es que comenzó a beberse en China en el período de la dinastía Song (960-1279), momento en el cual muchos japoneses llegaron a este país.

En japonés, ‘matcha’ significa ‘té en polvo’, pero no cualquier té molido es matcha. El té verde Matcha se prepara con la hoja entera del té verde, lo cual aporta una mayor cantidad de nutrientes y antioxidantes.

La planta es cultivada evitando la luz solar directa, por lo que se reduce el ritmo de fotosíntesis y se estimula la producción de clorofila y aminoácidos. Se suele encontrar en forma de polvo muy molido y con un color verde fuerte, un verde, además, muy atractivo a nivel alimentario por su frescura, brillo y energía.

Un factor a priori importante, es que para una infusión de té convencional se usan hojas y fragmentos del tallo que luego se descartan, en cambio, para hacer una taza de matcha, las hojas trituradas se mezclan en el agua y no se descartan. Por tanto, a diferencia del resto de los tés que se presentan en hebras u hojas sueltas, el matcha tiene la particularidad de que sus hojas están molidas en forma de un polvo muy fino, lo que le da ese aspecto tan exótico y característico.

Esto resulta también muy importante para recibir sus beneficios nutricionales. Estos son mucho más efectivos que los de los demás tipos de té, ya que como sus hojas se presentan en forma de polvo, para beberlo es necesario mezclarlo con agua y de esta manera ingerimos la totalidad de sus componentes, mientras que cuando bebemos un té en hebras, incorporamos a nuestro organismo únicamente los compuestos solubles que pasan a la infusión.

El té verde Matcha es una fuente de muchos nutrientes esenciales, es rico en vitamina A, C, E, K y del complejo B, contiene minerales como magnesio, zinc, selenio y cromo, tiene una enorme capacidad antioxidante con polifenoles, catequinas y clorofila y también aporta fibra dietética, ayudando a la digestión.

Y ahora viene lo mejor, ¿cuáles son los beneficios de todos estos nutrientes? Muchos y muy buenos: fortalece el sistema inmunitario y ayuda a reducir el estrés, estimula la mente y relaja el cuerpo, ayuda a mantener sanas las arterias, ayuda a bajar los niveles de azúcar en sangre, gracias a su contenido en antioxidantes, promueve la eliminación de los radicales libres y, entre otros beneficios, mejora el aspecto de las uñas y la piel.