Patry Jordán: "Puedo decir que trabajo y vivo de algo que me apasiona, que es poder ayudar a los demás"


Sabores italianos para los más 'foodies'

Ana Vizuete Publicista

Para este número me apetecía volver a las tierras del mediterráneo, así que abrochaos los cinturones porque volamos a Italia. Pero tranquilos, prometo que no veréis pastas ni pizzas por ningún lado. Ya me huelo que más de uno habrá vuelto de las vacaciones con la cinturilla del pantalón más ajustada… No os preocupéis, ya sabéis que en esta sección todo es sanito, natural y delicioso a partes iguales.

El secreto de esta receta será el “no arroz”, así que cero remordimientos. En lugar de este cereal (integral o blanco) usaremos coliflor cruda rallada. Es un plato muy rápido de hacer pero os advierto de sacar un plus de paciencia a la hora de rallar a nuestra protagonista.

INGREDIENTES (x2 personas):

  • 1 Coliflor mediana
  • 1 Puerro
  • 250 g Champiñones
  • 1 Pera conferencia
  • ½ Cebolla
  • 2 Dientes de ajo
  • Queso parmesano (cantidad al gusto)
  • 3 Cucharadas de mantequilla
  • Pimienta
  • AOVE

ELABORACIÓN: Ponemos una sartén a fuego bajo con un chorrito de AOVE. Picamos la cebolla y los dientes de ajo, y cortamos el puerro en juliana. Añadimos estas verduras a lasartén para que se vayan pochando lentamente. A continuación, lavamos los champiñones y la pera para laminarlos y añadirlos a la sartén una vez que el sofrito empiece a dorarse. 

Mientras se cocinan los ingredientes a fuego medio, lavamos la coliflor y la cortamos en 4 partes para rallarla más fácilmente. La ponemos en la sartén y vertemos un poco de agua para que se cocine y quede tierna. Por último, agregamos el queso parmesano rallado (cuanto más, mejor), la mantequilla y la pimienta al gusto. Bajamos el fuego y mezclamos con amor para que todos los ingredientes se fundan entre sí (en el risotto original, este paso se denomina “mantecado del arroz”).

Os puedo asegurar que el resultado final es una fantasía y el sabor resulta idéntico.

Una versión de la mítica ensalada caprese con un plus de cariño. La acompañaremos con tapenade y pesto caseros. Venga… limpiaos la baba.

INGREDIENTES (x2 personas):

  • 1 Tomate grande
  • Mozzarella de búfala fresca
  • Albahaca fresca
  • AOVE
  • Piñones
  • Queso parmesano rallado
  • Aceitunas negras deshuesadas
  • Alcaparras
  • 2 Anchoas
  • 4 Dientes de ajo

ELABORACIÓN: Me vais a tener que perdonar pero soy una amante de la improvisación y la intuición, es por eso que las cantidades van un poco a ojo.

Para el pesto tenemos que triturar 1 o 2 puñados de hojas de albahaca fresca (previamente lavadas), un puñado de piñones, 2 dientes de ajo, 1 puñado de parmesano rallado y un buen chorro de AOVE. Si os queda demasiado espeso os recomiendo agregar un par de cucharadas de agua.

Por otro lado, para el tapenade trituramos una lata de aceitunas negras (previamente escurridas), 1 puñado de hojas de albahaca fresca, 2 dientes de ajo, alcaparras al gusto, 2 lomos de anchoa y un chorro de AOVE. Al igual que con el pesto, podemos añadir un poco de agua si la consistencia nos resulta demasiado espesa.

El resto de la receta sería emplatar a nuestro gusto las rodajas de tomate y mozzarella intercaladas, aliñadas con los manjares que acabamos de preparar… ¡pura delizia!