'Digital Tribal', una propuesta de Bershka para esta temporada


Realfooding, ¿engaño o necesidad?

Nicolás Montoya Especialista en tecnología alimentaria

A estas alturas de la película, la mayoría sabéis ya de lo que se trata el Realfooding, pero, ¿es recomendable llevarlo a cabo? ¿Tiene ventajas sobre nuestra salud? ¿Es posible seguir una dieta de estas características o debido a la oferta actual en los supermercados es solo una utopía?

Este movimiento fue creado por Carlos Ríos, dietista y autor de Come comida real. El Realfooding es un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los alimentos ultraprocesados.

En algún artículo anterior hemos comentado ya el tema de los alimentos ultraprocesados, y bien sabéis que nunca me cayeron demasiado bien. Un alimento ultraprocesado es aquel que se elabora a partir de materias primas procesadas y no contiene ingredientes frescos o que puedan identificarse en su presentación final. Por tanto, son preparaciones industriales comestibles elaboradas a partir de sustancias derivadas de otros alimentos, por lo que no tienen ningún alimento completo, sino largas listas de ingredientes.

Como explica Ríos en Come comida real, el Realfooding es una defensa a ultranza del derecho a una alimentación saludable y también una revolución que lucha con conocimiento y conciencia contra el lado oscuro de la industria alimentaria. Un movimiento que tiene como objetivo “devolver la soberanía a la comida real, la comida de verdad que nunca debió ser desplazada”.

Una cuestión que soléis preguntar es el porqué de la tendencia en estas últimas décadas del alto consumo de ultraprocesados, la cual, en ciertos países aún continúa creciendo. Esto se debe principalmente al precio y a su composición. Los productos ultraprocesados están diseñados y fabricados para promover un consumo elevado de ellos. En primer lugar, cuentan con características organolépticas (también hemos hablado sobre ellas en números anteriores) de procedencia industrial que estimulan nuestros sentidos y nuestro apetito de manera muy intensa, gracias a los altos niveles de sal, azúcar o glutamato monosódico. Estos niveles activan nuestro organismo con una gran sensación de satisfacción y de ganas de seguir consumiéndolos. 

Y en segundo lugar, y seguro que todos os lo imagináis, están por todas partes, accesibles en cualquier momento y lugar y con campañas publicitarias que nos normalizan su consumo.

Por tanto, sí. Si hablamos en términos de salud, el Realfooding no es un engaño, es un estilo de vida que todos necesitamos. Está comprobado que la comida “verdadera”, es decir, los alimentos naturales, son siempre la mejor opción cuando los comparas con cualquier producto mínimamente procesado. También es cierto que, a veces, es bastante caro alimentarse únicamente de alimentos naturales, pero por nuestra salud, seguro que merece la pena hacer este esfuerzo.

¿Quieres conocer la lista de alimentos que los expertos consideramos que son real food? Aquí la tienes:

Verduras, frutas, frutos secos, legumbres, tubérculos, pescado, marisco, cereales de grano entero, huevos, carnes sin procesar, leche fresca, hierbas, especias, semillas, café e infusiones.