'Digital Tribal', una propuesta de Bershka para esta temporada


“Operación post-verano”

Mario Torti Especialista en deporte y salud 

Volvemos de las vacaciones de verano. Playa, sol, amigos, noches inolvidables, pero, sobre todo, excesos, comidas, alcohol, etc. En fin, vuelta a empezar.

Muchas personas cometen el error de realizar un déficit calórico muy brusco, motivándose al principio, pero entrando en un estrés alimenticio y en una ansiedad por la comida que, al final, hará que abandone esta “dieta” y siga con excesos.

Lo más importante es mantener un plan que podamos seguir con facilidad y sin ansiedades. No empezar muy fuerte y después desinflarnos, sino ir poco a poco, no “saltarse ninguna comida” ni empezar a comer solo lechuga.

Es importante siempre ponerse en contacto con un especialista, que nos ayudará en este proceso para que exista la adherencia al plan. Es importante que nos sintamos cómodos entrenando y con la comida, y que no estemos pensando siempre en ese capricho que vamos a darnos el fin de semana.

Si un día, aunque no sea un día planificado, quieres darte un capricho, no hay problema, y no debes sentirte culpable por ello, solo que esa excepción no se convierta en la norma. Recuerda también que la pérdida de peso, la recuperación de este y el mantenimiento de un estado de forma óptimo no es lineal, sino que tendrá altibajos. Por eso, es importante que en esas bajadas tengamos valor y coraje para no abandonar.

Huye de batidos “detox”, pastillas “quemagrasas” y de pócimas secretas que harán limpiar tu cuerpo, ya que solo limpiarán tu bolsillo. Basa tu dieta en verduras, proteínas y, sobre todo, aunque según la leyenda siempre haya sido al revés, hidratos de carbono, ya que nos ayudará a saciarnos y a no caer en un cansancio crónico, debido al leve déficit calórico en el que entraremos.

Prioriza el entrenamiento de fuerza, ya que ayudará a desarrollar nuestra masa muscular y a aumentar nuestro gasto metabólico basal, es decir, a perder más energía mientras estamos en reposo (es importante que esto se acompañe de una ingesta de proteína adecuada, 1’5 gramos de proteína por kg de peso). Este hecho se debe a que el músculo gasta más energía que la grasa.

Luego, compleméntalo con un HIIT o con entrenamiento aeróbico de alta intensidad, para aumentar el gasto calórico. Es más recomendable HIIT (high interval intensity train), ya que intercala alta intensidad con baja intensidad, favoreciendo la pérdida de grasa sin perder músculo.

También hay que tener en cuenta que un déficit calórico muy grande haga que perdamos también masa muscular, ya que nuestro cuerpo necesitaría la energía de las proteínas para mantener sus funciones vitales.

Dormir bien (seis a ocho horas al día) hará que nuestro nivel de cortisol no sea elevado, haciendo que asimilemos mejor las proteínas y evitando enfermar. Además, aunque cueste, evitar momentos de estrés laboral, a pesar de lo duro que es volver de unas vacaciones.

Volvemos de las vacaciones, ojalá fueran eternas, pero podemos ser feliz, siempre que estemos sanos, así que recuerda, actívate y mantente en forma, que ya queda menos para las siguientes vacaciones.