'Digital Tribal', una propuesta de Bershka para esta temporada


Diego del Río, chef de Boho Club Marbella: “Mi mayor compromiso es que mis clientes coman bien”

Laura González / Publicista y Redactora

Nos trasladamos hasta Marbella para conocer a Diego del Río, un chef rondeño de nacimiento y pujerreño de corazón que se ha hecho un hueco en el firmamento de la gastronomía gracias a su apuesta por el sabor y la tradición. 

Del Río siempre tuvo claro que pelearía por dedicarse a la cocina. Para ello, se trasladó hasta París, ciudad en la que inició sus estudios en Le Cordon Bleu. “Es una época de mi vida que recuerdo con mucho cariño. Es una escuela internacional en la que había gente de los cinco continentes y hoy en día, aún sigo teniendo relación con algunas de aquellas personas. Los fines de semana que teníamos descanso quedábamos en casa de los compañeros y montábamos un buffet temático en el que cada uno hacía una comida típica de su país, y así, podíamos probar cosas diferentes, nuevas sensaciones… es algo que me ha quedado en el recuerdo de por vida como una experiencia brutal que yo siempre recomiendo a todo el mundo. Hay que salir de nuestra zona de confort, de tu país y conocer otras culturas, que es lo que nos enriquece tanto como persona como profesionalmente”, recuerda con cariño. 

Sin embargo, los inicios no fueron fáciles. “Mi principal muro fue el idioma. Me fui a Francia sin tener ni idea. Tenía un dinero ahorrado y lo primero que hice fue apuntarme a un curso de francés avanzado para extranjeros. Todo cambió conforme empecé a defenderme, ya que también podía aspirar a trabajar en un sitio con mayor categoría”, confiesa.

Su constancia y tesón le trajo de nuevo a España, lugar donde ha conseguido consolidar su carrera. Fue en el restaurante El Lago, en Marbella, el lugar en el que Diego ha sentado los cimientos de su carrera como chef. “Tuve dos etapas en El Lago. Entré en el 2001, me fui en el 2003/2004 y me incorporé otra vez en el 2008, dos años después de conseguir la Estrella Michelin. Fue un reto muy grande para mí el tener que afrontar la gran responsabilidad de llevar un restaurante con una Estrella Michelin, con todo lo que este reconocimiento conlleva. Fue un orgullo y un éxito poder defender junto a todo el equipo que tenía, año tras año, hasta 2016, la renovación de la Estrella”, presume. 

Diego siempre ha buscado crecer y por ello, tras una larga temporada en lo más alto de la gastronomía nacional decidió iniciar su andadura en Boho Club. “Inicialmente iba a comenzar una carrera en solitario. Quería emprender un proyecto solo y antes de empezar, me tomé un tiempo sabático para descansar, reflexionar y para saber lo que quería hacer. Durante esa reflexión, en ese camino, me encontré con parte de los socios del proyecto y descubrí que hablábamos el mismo idioma. Nos entendimos perfectamente y en poco tiempo se fraguó esa relación que es la que me ha llevado hoy en día a estar aquí”, exclama.

Boho Club Marbella

Situado en plena Milla de Oro marbellí, Boho Club es un oasis de tranquilidad en el que puedes disfrutar de una experiencia gastronómica sin precedentes. Del Río, director gastronómico del resort, nos cuenta qué hace tan especial la propuesta del restaurante que regenta. “Nuestra cocina está abierta ininterrumpidamente de 8:00 de la mañana a 12:00 de la noche, por lo que se puede comer a cualquier hora del día lo que apetezca. Empezamos siempre recibiendo la mercancía y con todas las órdenes que disponemos para el mise en place trabajando y preparando diariamente lo que tenemos en carta. Debemos estar muy atentos al previo y al servicio. Intentamos que no sean muy estresantes porque se trata de servicios bastante largos para satisfacer las necesidades del público extranjero y español”, reconoce.

La confianza en su equipo es uno de los pilares básicos para Del Río quien hace reflexión tras dos años desde su apertura. “Sobre todo, es un equipo joven, con muchas ganas de trabajo, de sacrificio y gente dispuesta a darlo todo. Creo que ahí está el resultado final del trabajo que venimos haciendo estos escasos años. El éxito que está teniendo nuestra cocina es gracias, en gran parte al equipo que tengo. Sin ellos no estaríamos donde estamos”, admite.

Como el propio chef cuenta, su cocina es “sensata sin muchos alardes, con mucho respeto al producto y, sobre todo, con mucho sabor y tradición”. Muy centrada en los sabores, caracterizándose por ser “una cocina de raíz, de lo que yo he vivido en casa. Me gustan mucho los sabores con especias, con sustento, con personalidad y bastante arraigados a mi tierra”, dice con orgullo. Así mismo, nos ha revelado: “no tengo un ingrediente fetiche. Creo que se puede sacar partido a cualquier producto por humilde que sea” y se declara amante del comer: “dependiendo del momento del día disfruto comiendo desde un huevo frito, a un estofado de patatas, comiendo en un restaurante ‘top’. Disfruto comiendo, que es mi pasión”.

Los productos malagueños están muy presentes en la cocina de este rondeño con influencias pujerreñas, que se muestra fascinado ante los productos que la tierra y el mar nos ofrecen siendo imposible elegir uno. “Son excelentes los tomates ‘huevo de toro’ del Valle del Guadalhorce. Cuando llegue el invierno empezaremos con los cítricos como la variedad castellana de la mandarina. También las gambas blancas, los salmonetes de la bahía, las sardinas, por supuesto, o el chivo lechal malagueño, los quesos… La provincia de Málaga tiene una huerta y una despensa espectacular”, apunta.

Paletilla de chivo con labneh, chutney de cebolla y hierbabuena

La propuesta gastronómica de Boho Club, pasa por un largo proceso creativo que Diego comparte con todo su equipo: “Me gusta mucho sentarme con mi equipo y comentarles los cambios que quiero hacer. Es una mesa que está completamente abierta a que todo el mundo opine. Si quieren hacer un cambio, no les gusta algo o creen que tienen una fórmula mejor, pues todo lo que sea sumar, bienvenido sea. Que la gente aporte valor y que aprendamos todos de todo, hace que sea un proyecto muy enriquecedor del que se sienten partícipes”, añade.

Considerado como uno de los grandes referentes de la gastronomía malagueña, Del Río muestra su admiración hacia compañeros del panorama gastronómico nacional. “Los hermanos Roca desprenden sencillez y humildad con su cocina, a la vez que sensatez, y esto me identifica mucho con ellos. También con Ángel León por su defensa de la cocina o Dani García por dignificar en su momento la cocina andaluza… Son muchos, los referentes que tengo en mi mente”, afirma, mostrando su apoyo hacia el sector. Y ante esto, no hay mejor ejemplo que ‘Unidos’, un evento que reunirá a siete chefs de renombre de la alta gastronomía malagueña.

Boho Club acogerá el próximo 26 de septiembre una cita que todo amante del buen comer no debe perderse y que ya va por su segunda edición. “La primera edición surgió a través de José Carlos García, como consecuencia del verano atípico que vivimos el año pasado. Fue una manera de unirse, apoyarse, arrimar el hombro y tener un halo de optimismo, de luchar hacia delante, ante una situación que estaba siendo muy complicada para todo el mundo. Tras una serie de dificultades, fue Lima Comunicación quien me propuso participar y ser el anfitrión, y yo no dudé ni un momento en liarme la manta en la cabeza para acoger en Boho Club este evento el próximo día 26”. relata.

Bajo el nombre de ‘Unidos’, Del Río cocinará junto a Benito Gómez, de Bardal**; Mario Cachinero**, de Skina; José Carlos García, de José Carlos García Restaurante*; Mauricio Giovanini, de Messina*; Diego Gallegos, de Sollo*; y Fernando Villasclaras, de El Lago*. “Me enorgullece volver a cocinar con mis compañeros, y, sobre todo, volver a reunirnos. Desde que arrancamos el proyecto, más todo lo que hemos vivido por la pandemia, no he podido hacer ningún evento de este tipo. Tengo muchas ganas de volver a unirnos y poder sacar pecho en compañía de los grandes profesionales que tenemos en Málaga”, reconoce entusiasmado. El menú de ‘Unidos’ contará con 14 pases, en el que la apuesta principal de Del Río será la ‘Sopa de maíz, con mojo de aguacate, gamba blanca y verduras encurtidas’. “Es un plato que tiene muchísimo éxito entre nuestros comensales. Viendo la estructura y los platos que se habían propuesto para ese día, creíamos que podía encajar como apuesta ganadora y por ello, la introdujimos dentro del menú de ‘Unidos’”, comenta.


Con la realización de este evento, Del Río vislumbra una vuelta a la normalidad que cada día está más cercana y que le permitirá cumplir su objetivo. “Lo principal es que se acabe toda esta pesadilla que hemos estado viviendo. Nuestro objetivo era, y sigue siendo, crecer. Plantamos una semilla que estamos regando. La marca se está haciendo fuerte y nuestra principal idea es la expansión. Ahora mismo mi sueño es volver a la normalidad que teníamos anteriormente y a la rutina de trabajo, olvidándonos de esta pesadilla que hemos pasado”, manifiesta.