¿Sabes las tendencias que veremos este otoño e invierno?


Can Lluc: cuando el lujo y la sofisticación conviven en la Ibiza más rústica y rural


Can Lluc Hotel

Lejos del movimiento y la actividad frenética que se cuece en muchos lugares de Ibiza, la isla blanca también es un lugar donde vivir el slow life en su máxima expresión. Una forma ideal es disfrutar del ambiente más auténtico ibicenco en un entorno rural que combine la simplicidad con el confort y la sofisticación. Una experiencia que transporte a momentos memorables de sosiego emocional en una atmósfera de lujo.

Estas premisas han sido los pilares en los que Can Lluc Hotel Rural ha fundamentado su filosofía combinando la esencia de la Ibiza más auténtica y tradicional con la sofisticación y la elegancia de un espacio con carácter. Por ello, el agroturismo se reinventa año tras año adaptándose a las nuevas necesidades, tanto de sus clientes como del entorno.  

Nuevas villas donde se respira un lujo sin estridencias

Siguiendo la línea trazada durante los últimos años, las nuevas villas de Can Lluc Hotel Rural -de 1 habitación-, han sido diseñadas bajo un enfoque que lleva hacia la Ibiza más rural y genuina como la mejor forma de darles un aspecto rústico y sofisticado a la vez.

Siguiendo una línea sostenible, pero a la vez cosmopolita, se han utilizado materiales naturales y nobles como la madera de roble o de olmo para dar más personalidad a la villa. Asimismo, los tejidos naturales de algodón y lino vestidos con colores neutros envuelven el espacio de una acogedora calidez.

Por otra parte, la encimera de piedra de Ibiza y los pavimentos de olmo macizo refuerzan el carácter rural de estos nuevos alojamientos que se han pintado, tanto en el interior como en el exterior, de un "blanco puro" que evoca la arquitectura típica de la isla.

En cuanto al equipamiento exterior, disponen de un sistema de jardinería pensado para utilizar la cantidad mínima de agua y cuentan con ducha en la terraza exterior. 

Este tipo de alojamientos rurales permiten disfrutar del contacto directo con el entorno y el medio natural. Por ello, escoger este tipo de alojamientos facilita la práctica deportiva y permite realizar variadas actividades, desde excursiones por el bosque descubrir la magia de la naturaleza a través de su flora y su fauna hasta reparadores baños de paz y relajación.

Por otra parte, una estancia en una villa facilita contribuir por el turismo de calidad a través del consumo de productos de proximidad e invita a conocer la esencia del lugar. Asimismo, promueve la conservación del medioambiente, da a conocer la cultura regional con el fin de mantenerla y elabora estrategias para relanzar la economía local.