Los zapatos que no pueden faltar en tu armario esta temporada


Los vinos D.O. Málaga se promocionan en Japón con Extenda


Extenda / Laura González 

Extenda-Andalucía Exportación e Inversión Extranjera ha realizado un seminario complementado con cata para reforzar la introducción de la oferta de los vinos de Málaga con Denominación de Origen Protegida en Japón, que en 2020 importó más de 256.000 kilolitros de vino tranquilo, espumoso y generoso por valor de 1.364 millones de euros. En esta acción semipresencial han participado ocho bodegas de Málaga, las cuales han tenido la oportunidad de dar a conocer su producción única en el mundo, ante medio centenar de importadores, profesionales de la restauración y prescriptores locales.

El seminario con cata ha sido organizado por Extenda en colaboración con el Consejo Regulador de las D.O.P. Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga. A través de una experta conocedora de los vinos andaluces, Yoshiko Akehi, se ha desarrollado una presentación de las características principales de estas denominaciones. Posteriormente, se ha llevado a cabo una cata de los vinos de la DOP Sierras de Málaga de las ocho bodegas participantes, además de otros dos genéricos de la DOP Málaga cedidos por el Consejo.

Con el objetivo de atraer la máxima participación posible, la acción se ha desarrollado de forma semipresencial, de manera que cinco profesionales de medios de comunicación nipones han seguido el evento en persona, mientras que 45 importadores y profesionales de restaurantes y comercios lo han hecho de manera virtual. Paralelamente, se ha elaborado un catálogo online con todas las referencias de vinos andaluces disponibles en el mercado nipón y los datos de sus importadores para facilitar su compra.

Para el consejero delegado de Extenda, Arturo Bernal, el Acuerdo de Partenariado entre la Unión Europea y Japón “trae enormes oportunidades de expansión para los vinos andaluces en el país”, incluidos especialmente los amparados en alguna Denominación de Origen Protegida, “ya que este este acuerdo, además de eliminar los aranceles para una gran cantidad de productos agroalimentarios europeos, como el vino y los cárnicos, implica el reconocimiento en el mercado nipón de las denominaciones de origen europeas, lo que supone una gran ventaja para su comercialización y su distinción como productos de calidad”.

Las exportaciones de vino andaluz crecen un 20%

En esta línea, Bernal destacó la importancia de que “uno de los mercados más importantes del mundo, con más de 126 millones de habitantes con alto poder adquisitivo y capacidad de prescripción en Asia, se abra para los vinos andaluces, máximos exponentes de la calidad que la marca Andalucía despliega en sus siete DOP vinícolas, con características exclusivas de sus respectivas zonas geográficas, como son en este caso los de Málaga”. “Además –apuntó—, el mercado ofrece interesantes perspectivas, como la incorporación de consumidores más jóvenes que apuestan por nuevas tendencias, lo que fomenta la diversificación tanto de los tipos de vino como de los mercados de origen”.

Bernal destacó la competitividad del sector vitivinícola andaluz en el exterior, “que experimenta un importante impulso en el año 2021, exportando cerca de un 20% en el primer cuatrimestre respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 29 millones de euros”. “El vino andaluz se recupera a pasos acelerados y desde Extenda vamos a darle apoyo para que siga creciendo con acciones en sus mercados de interés como este seminario con cata, que se suma al que ya realizamos para los vinos de la DOP Montilla-Moriles en el país a finales de 2020”, ha incidido.

Bodegas de Málaga en la cata 

En el seminario con cata organizado por Extenda han mostrado su oferta ocho bodegas de Málaga de la DOP Sierras de Málaga, como son Bodegas F. Schatz, Descalzos Viejos, Chinchilla, Jorge Ordóñez, Bodegas Morosanto, Bodega Pérez Hidalgo, Ecobodega Kieninger y Bodegas Sedella.

La organización de esta acción por parte de Extenda será cofinanciada con fondos procedentes de la Unión Europea a través del P.O. FEDER de Andalucía 2014-2020, dotado con una contribución comunitaria del 80%, o cualquier otro Programa Europeo susceptible de cofinanciar esta acción.

Mayor demanda de vinos tranquilos y más consumidores jóvenes

Las importaciones japonesas de vino tranquilo, espumoso y generoso alcanzaron un volumen total de 256.155 kilolitros en el año 2020. De ellos, un 86% fue vino tranquilo, un 13,8% espumoso y un 0,2%, generoso. Estos kilolitros alcanzaron un valor de 166.251 millones de yenes, equivalentes a 1.364 millones de euros.

Los vinos tranquilos, los de mayor demanda, alcanzaron en 2020 un volumen de importación de más de 163.000 kilolitros en envases de hasta 2 litros, por valor de 823 millones de euros. España se posiciona como el cuarto país exportador de este tipo de vino a Japón por volumen y quinto por valor, con 18.679 kilolitros vendidos en envases de hasta 2 litros, que en valor alcanzaron los 45,5 millones de euros.

Un gran número de los consumidores de vino en Japón se encuentra en el grupo de edad de mayores de 55 años, si bien es cierto que cada vez más consumidores jóvenes se están acercando al mercado del vino. Estos nuevos consumidores están más abiertos a nuevas tendencias y posibilidades, lo que fomenta la diversificación tanto de mercados de origen como de tipos de vino. Destacan también las mujeres entre 40 y 60 años como uno de los grupos de demanda más potentes del país y que presenta, además, un gran poder de decisión de compra.

Oportunidades del Acuerdo de Libre Comercio UE - Japón

Desde 2019, las exportaciones europeas de vino se presentan más competitivas, en gran parte por la entrada en vigor del Acuerdo de Partenariado Económico entre la UE y Japón (EPA por sus siglas en inglés). La eliminación completa de los aranceles desde el 1 de febrero de 2019 ha provocado una rápida mejoría en las exportaciones europeas, apoyadas por las acciones publicitarias de las grandes cadenas de supermercados y la cobertura mediática en favor de los vinos europeos.

A esto hay que sumar el compromiso de Japón de acelerar la aprobación de varios aditivos usados regularmente en la elaboración de vinos en Europa, dentro de los cinco años posteriores a la entrada en vigor del Acuerdo. Hay que tener en cuenta que es un país muy exigente en lo que respecta a temas sanitarios y fitosanitarios, lo que requiere precisión, preparación y adecuación, tanto en los documentos como en los productos.

Interesados en la calidad y la salud

El mercado del vino en Japón es grande pero muy competitivo y exigente, lo que hace imprescindible que las empresas exportadoras diseñen una política clara de exportación al país. Los japoneses están muy interesados en la calidad y características del vino que consumen y en los platos o comidas con las que es mejor acompañarlo. También se preocupan mucho por su salud, lo cual se refleja en un consumo destacable de vinos ecológicos o bajos en sulfatos.

De igual manera, según los datos de Extenda el consumidor es muy exigente tanto con los aspectos formales, como el envasado o la presentación, como con los aspectos normativos, los procedimientos de elaboración o el cumplimiento de las normas de calidad. Por ello, el umbral de precio que estará dispuesto a pagar por un producto será elevado si considera que la calidad lo merece.

El vino español es conocido por los consumidores gracias a los numerosos restaurantes españoles presentes en Japón y a las múltiples promociones realizadas a lo largo del tiempo en el país. El 75 % del vino español que se vende en Japón se encuentra en un segmento de precio inferior a 1.000 yenes, pero el mercado es muy diverso y da cabida a productos con distintas características, orígenes y precios, por lo que las posibilidades de crecimiento son amplias.

De hecho, en los últimos años los productos europeos han conseguido consolidar su buena imagen en el mercado gourmet japonés. Dentro de este marco, España disfruta actualmente de una buena reputación no solo desde el punto de vista gastronómico, con la introducción de nuevos productos y recetas, sino también gracias a la imagen de calidad asociada a los productos agroalimentarios españoles que los hace competitivos.