Dolce&Gabbana presenta su campaña otoño/invierno con Sicilia como fondo


Looks de invitadas: 'Paraíso' en la Dehesa de Bolaños

Estrella Albendea

Dos piezas, vestidos fluidos y estampados vibrantes para esta temporada

Dehesa Bolaños, de la mano de Alfonso Catering, es el espacio elegido para este trabajo.

Las firmas con producción 'made in Spain' que triunfan  en las bodas participan en este editorial.

En el universo de las invitadas, España es uno de los pesos pesados de la industria. De Galicia a Andalucía pasando por la capital, Valencia o Barcelona; son muchas las casas y diseñadores que se mantienen en pie durante la pandemia y los que han salido reforzada de ella. Al sector también han llegado nuevos nombres que prometen mucho diseño y alta calidad en cada propuesta.

Algunos de ellos exploran las tendencias de la temporada con looks de dos piezas, vestidos fluidos y estampados vibrantes, que favorecen a las pieles bronceadas por el sol. Precisamente firmas como P&Roses, Veneno en la piel, Claudia Peris, Natalia Gómez y Bruna Colección son protagonistas de estilismos de boda muy elegantes en la producción 'Paraíso'. Junto a ellas, las marcas de accesorios más versátiles: las joyas de Acus Complementos, tocados de Masario y bolsos de Clem Complementos.

Este trabajo ha sido capturado en la Dehesa Bolaños de Jerez (en colaboración con Alfonso Catering), con unas  bonitas vistas a Cádiz y rodeada de girasoles en flor en pleno mes de junio. Bajo la dirección creativa de Estrella Albendea, la modelo Patricia Guijarro posaba para el objetivo de Historias que empiezan con un sí, el maquillaje de Paula Crespo y la peluquería de Ana Díaz en 'Paraíso'. Esta es la historia que inspira la producción:

Carmina solo pensaba en verano. Era su estación favorita, la que mejores recuerdos le traía, la que le había regalado momentos con personas fascinantes y el motivo por el que se esforzaba el doble cuando sus vacaciones se aproximaban. Cerraba los ojos y se veía en la querida casa de su abuela, su paraíso personal y el lugar que la dejaba ser ella misma.

Cuando dieron las 15:00 horas de aquel miércoles, ni un minuto más ni un minuto menos, decidió que comenzaban sus días libres, sin ceder ni una hora más por primera vez desde hace mucho tiempo y para estar al 100% con su abuela en el lugar que se había ganado un espacio en su corazón. En Jerez se encontraba ese rincón en el que la matriarca había creado todo un hogar, después de que ya lo hicieran sus propios abuelos. Cogió el coche, se adentró en horas de camino y descubrió dos cosas: lo mucho que necesitaba ese regreso y cómo el abrazo a los suyos se había convertido en la mejor de las medicinas. Al llegar, ver el campo de girasoles era el mejor preludio que podía esperar. Aquello prometía.