Dolce&Gabbana presenta su campaña otoño/invierno con Sicilia como fondo


Jose Andrés y su ONG, World Central Kitchen, Premio Princesa de Asturias 2021


Fundación Princesa de Asturias / Redacción / Laura González 

Reunidos ayer en una solemne cita telemática, el jurado de la Fundación Princesa de Asturias, acordó otorgar el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2021 al chef, empresario y filántropo José Andrés y la organización World Central Kitchen.

De esta manera, la labor de la organización World Central Kitchen fundada por el cocinero, ha quedado puesta de manifiesto destacando la experiencia de Jose Andrés en el ámbito gastronómico y empresarial para desarrollar formas de ayuda humanitaria a los más desfavorecidos en las situaciones más extremas.

El jurado ha resaltado la capacidad del premiado para poner en pie una organización que viene ofreciendo una respuesta extraordinariamente rápida y eficaz sobre el terreno para atender situaciones de emergencia alimentaria y social, que ha servido para impulsar la colaboración de agentes de diferentes ámbitos en busca de una sociedad más justa, equitativa y sostenible.

El premiado ha declarado agracedido: “Este reconocimiento es un honor. Considero que estos premios nunca son a la persona, son premios a nosotros, a la gente. Quién me iba a decir cuando empecé a cocinar a los quince años que lo iba a hacer, no solo para unos pocos a través de los restaurantes, sino que iba a tener la oportunidad de poder dar de comer a muchas personas.

He aprendido mucho desde que, con veintitrés años, empecé a colaborar con la primera ONG, DC Central Kitchen, donde veía que un plato de comida era el comienzo de un mañana mejor. World Central Kitchen se creó con el sentimiento de estar al lado de los olvidados, de los desfavorecidos, de las personas menos privilegiadas que, en huracanes, en desgracias de tipo natural, a veces política, social, eran las personas olvidadas. El hambre está siendo realmente un problema, multiplicado incluso por conflictos bélicos que no tienen ninguna razón de existir. Al final nos hemos dado cuenta de que el futuro de las naciones va a depender de cómo estas se alimenten y de cómo alimentemos a los ciudadanos. Un plato de comida es el comienzo para crear un mundo mejor, hay que creer en mesas más largas y muros más bajos.

Este premio no es solamente a las personas, a las mujeres y hombres de World Central Kitchen, que han estado en mitad de la pandemia dando más de sesenta millones de comidas y respondiendo al mismo tiempo a emergencias provocadas por explosiones de volcanes, incendios... en lugares tan remotos como Beirut o Saint Vincent. Va, no solamente a esas personas que son increíbles, que son mi familia, mis compañeros, más allá de mi familia, va también a todas esas personas, sobre todo a las mujeres, que son la que alimentan a la humanidad”.