¿Sabes las tendencias que veremos este otoño e invierno?


La Parrilla de Arganda estrena terraza y actualiza su carta este verano


Ríos & Toth / Comunicado / Laura González

En el sureste de Madrid, concretamente, en el corazón industrial de Arganda del Rey, se sitúa La Parrilla de Arganda, un restaurante de cocina honesta donde las brasas y la excepcionalidad de las materias primas son los protagonistas. Fundado por una pequeña familia de profesionales de la gastronomía, La Parrilla de Arganda se presenta como un ‘restaurante para todos’ en el que destaca la comida más pura y tradicional de la gastronomía española. Este establecimiento familiar, fundado por los empresarios hosteleros Paul García, y Roberto Fontán y Noemí Losada, ha actualizado su carta de cara a la llegada de la temporada estival con elaboraciones que suponen una experiencia gastronómica inmersiva. Recientemente, el restaurante ha abierto su terraza con capacidad para 100 comensales con el fin de dar la bienvenida a una temporada en la que disfrutar de días de sol y de noches de agradable y buena temperatura. 

La Parrilla de Arganda es un restaurante con un alto respeto a la autenticidad del producto al ser, el cocinado en parrilla, uno de los métodos que mejor conservan la pureza de los alimentos. Se trata de un método que consigue mantener la jugosidad y el sabor más puro de los ingredientes, además de permitir que se conserven gran parte de los nutrientes, vitaminas y minerales.

Para conseguir una mayor excepcionalidad en las elaboraciones, La Parrilla de Arganda utiliza únicamente producto de soberbia calidad. Esto lo consiguen gracias a su huerta propia. Enclavada en la nombrada Huerta de Tajuña, en el término de Orusco de Tajuña, se encuentra la huerta de la que obtienen la mayoría de sus verduras y hortalizas que se consumen en el restaurante. De su propia huerta obtienen también los huevos de campo gracias a las 50 gallinas que se encuentran en este espacio. Estas viven en semilibertad y disfrutan de una alimentación absolutamente natural que aporta a los huevos que se obtienen de ellas un sabor y color singulares. 

Asimismo, La Parrilla de Arganda apuesta por buscar el producto en origen, motivo por el que diariamente, el restaurante cuenta con los mejores calamares de anzuelo, pulpos, sepias, rodaballos o merluzas traídos, diariamente, de Vigo y de Laxe. Esta premisa de calidad se plasma también en las carnes. Estas se obtienen de pequeñas explotaciones ganaderas del norte de León y de Galicia íntimamente comprometidas con la sostenibilidad y el cuidado de los animales. 

Esta excepcionalidad en la calidad de las materias primas se aprecia en cada una de las elaboraciones de La Parrilla de Arganda. Su carta abarca desde una amplia selección de entrantes servidos a modo de raciones, pasando por las mejores piezas del mar y la tierra como plato principal y finalizando con postres artesanales. Así, los comensales de este restaurante pueden escoger entre 21 entrantes entre los que destacan las verduras a la parrilla, con nuevos platos como las setas de temporada a la parrilla de carbón, platos puros de la gastronomía española, como el salmorejo cordobés con su picadillo ibérico, la tortilla española de verdad o el tomate premium de temporada con ventresca de atún, y una amplia selección de productos del mar como son las anchoas del cantábrico o la ensalada de cogollos y sardina ahumada artesana con chutney de tomate de nuestra huerta.

La experiencia de La Parrilla de Arganda continúa con los pescados y las carnes donde las brasas continúan muy presentes. Mientras que del mar el restaurante propone clásicos como la lubina de estero a la parrilla de carbón, merluza de pincho y rodaballo salvaje a la brasa que se puede tomar al horno o a la parrilla, y de la tierra destacan las elaboraciones de carne de vacuno como son el entrecot o el solomillo. La pasión por los métodos más tradicionales de cocinado se aprecia en uno de los platos estrella de La Parrilla de Arganda como es el rabo de toro cuya elaboración se realiza siguiendo la receta original: 4 horas de cocción y 24 de reposo, lo que permite a la carne adquirir esa jugosidad característica de este plato típico cordobés.

Para poner la guinda al pastel, La Parrilla de Arganda cierra la experiencia con sus postres artesanales. Todos ellos se elaboran en el obrador del restaurante y suponen el punto definitivo para culminar la visita. Entre la oferta dulce, que abarca seis postres, destacan la milhoja casera de hojaldre y crema casera y la tarta de chocolate 70% con helado de vainilla que suponen el broche de oro para culminar la comida o la cena.

La Parrilla de Arganda, un restaurante para todos 

El sureste de la Comunidad de Madrid da la bienvenida a este restaurante caracterizado por una decoración moderna y suave con toques tradicionales. Su espacio se divide en un tradicional bar, una amplia sala con capacidad para 300 personas y cuatro reservados que aseguran privacidad; espacios en los que la seguridad y las medidas de protección anti-Covid son a prioridad absoluta. Además, La Parrilla de Arganda cuenta con un amplio jardín interior en el que tienen lugar celebraciones y eventos con mucha versatilidad. Estos lugares resultan la opción perfecta para la celebración tanto de reuniones empresariales privadas, así como para eventos familiares como pueden ser bodas, bautizos y comuniones. A estos espacios se suma su amplia terraza que en los meses de verano acaparará todo el protagonismo.

Su privilegiada ubicación, en el municipio madrileño de Arganda del Rey, puerta de la Comunidad de Madrid por el sudeste, permite que el restaurante sea un punto de encuentro perfecto. A tan solo 20 minutos de la capital y con amplio parking propio, La Parrilla de Arganda se sitúa muy próximo a enclaves de ocio familiar madrileño –Parque Warner Madrid- así como a los municipios más turísticos de la comunidad como son Chinchón o Morata de Tajuña.

“Cocina sencilla, de toda la vida y para todos es lo que queremos ofrecer a nuestros comensales”, afirma Roberto Fontán quien, previo a esta nueva aventura hostelera, construyó su trayectoria profesional en restaurantes tan icónicos de Madrid como Lardy o Porto Novo. A estas palabras se suman Paul García y Noemí Losada quienes añaden que el objetivo de La Parrilla de Arganda pasa, únicamente, porque los clientes “coman bien, en mayúsculas, gracias a una propuesta honesta y tradicional a un precio asequible”.