Patry Jordán: "Puedo decir que trabajo y vivo de algo que me apasiona, que es poder ayudar a los demás"


Dior se inspira en la Grecia Clásica para la colección Resort 2022

DIOR

La colección Dior Crucero 2022 se ha inspirado en una serie de fotografías de una de las líneas de alta costura de Monsieur Dior, tomadas en 1951 junto al icónico Partenón. En el corazón de la ciudad dedicada a la diosa Atenea, Maria Grazia Chiuri reinventa su genealogía y modifica ciertos códigos, como el peplo. El arte no consiste en el objeto creado, sino en la habilidad del artista para crear. La túnica de diosa, exquisitamente etérea gracias a sus tejidos y sus pliegues hechos a mano, como si de un claroscuro de acanaladuras se tratase, evoca el mármol y las estatuas antiguas.

Un redescubrimiento de las raíces de la civilización, no por nostalgia, sino con el deseo de recomponer en el presente la fragmentación necesaria para comprender el mundo. Maria Grazia Chiuri se ha inspirado en Giorgio de Chirico, un pionero del surrealismo que hizo uso de sus recuerdos conmovedores de Grecia para pintar lugares metafísicos congelados en el contraste silencioso que forman la luz y la sombra. La directora creativa también ha explorado el universo de Alexander Iolas, el galerista cosmopolita que conservó un vínculo íntimo con Grecia y con su hogar en Atenas. Allí reunió una increíble colección de jarrones decorados con cuerpos entrelazados en posición de lucha. Estas siluetas gigantes se presentan en primer plano en los bocetos del artista Pietro Ruffo o se camuflan en una selección de piezas deportivas. Una síntesis de la investigación técnica y formal; la columna vertebral y el manifiesto de un cuerpo que muestra su potencial sin límites de género en el estadio Panathinaikó, donde se celebra el desfile Crucero.

Ese cuerpo viste una serie de trajes blancos, chaquetas y pantalones, como los lucidos por Marlene Dietrich, y se estructura un léxico de vestimenta que bascula entre el clasicismo y la libertad: el motivo de pata de gallo extragrande se heleniza y el Cannage revela nuevas abstracciones. El dorado dialoga con el blanco en forma de capucha injertada en diferentes looks, como una puntuación o una inscripción grabada. El azul griego se convierte tanto en un tono emblemático como en un homenaje.

Cada colección es una reflexión continua sobre los paradigmas que distinguen la moda y la maison Dior; una ocasión más para expandir el trabajo colectivo. Maria Grazia Chiuri destaca hasta qué punto las feminidades diversas que muestran las creaciones Dior emergen de un pasado que rinde homenaje a la belleza en sus diferentes facetas.