Viajar y atravesar, así es la nueva colección de Lanvin para la próxima primavera


Callejón de los Sones: "A Rocío Jurado, pasión y recuerdo"

Juan Villagrán

Me sumerjo en el pozo del recuerdo y pienso que en estas fechas se cumplen quince años sin la más grande. Quince años ya. Quince años sin que diga nada esa luna a la que ella tanto y también cantó. Quince años de silencio, quince años de esa su voz callada, aunque otros hablen por ella y, que a su vez, estén trincando, por esa baja sinrazón de lo que representa un cheque en blanco.Otros, deshaciendo miserablemente lo que ella con tanto tesón y años de carrera fabricó. Estos, ahora,venden la miseria y todo lo que pueda generar beneficios, y de plató en plató, recorren esas fábricas que dicen llamarse televisiones. Y todo esto sin escrúpulo alguno.¡ Canalla la canalla ! La maldag del ser humano que se desenvuelve a veces ( muchas ) reptando en movimientos de víboras, bajo los efectos de una repugnancia barriobajera. Ahora hacen a su costa ( como siempre lo hicieron ) ese gran agosto de maldades a golpe de talonarios, reventando lo que a su paso encuentren. Qué lástima que todo valga cuando todo se intenta destruir. Maldito levante este. ¡ Si la de Chipiona levantara de dónde está, ese atajos de vividores, se exiliaban por sí solos. Quince años que su playa,esa playa de olas blanca y rumor de caracola en un horizonte azul se sumerge lleno de nostalgia. Pues todo esto,y en los pensamientos del que escribe todo esto, que soy yo, para recordarla así, solo tengo que dejarme llevar por la corriente y el caudal de aquella noche del Hontoria de Jerez. Como una diosa apareció. Como lo que era en el escenario, " Rocío de luna blanca ", fue su primer tema. Fuertes aplausos para con la de Chipiona. La noche empezaba a vestir sus galas. Un respetable siempre atento con muchas ganas de ver a la Jurado. Ella como siempre, grande siempre, siempre grande, dejándose llevar por el sentir de su público. ¡ Tremenda!

Arrolladora en su forma de hacer, dejando de manifiesto todo ese saber. Una noche bonita que hoy se pasea por mi azotea en jirones de recuerdos y que quiero retener a pesar del tiempo pasado, quiero que paseen en mi pensamiento poco a poco, me hace bien. La de Chipiona se hacía de esos terrenos para entregar sus vestiduras en el escenario. Todo suyo. Dominando y mandando en ese ruedo del arte. No regateo nada esforzándose en su entrega pero con esa gran seguridad y aplomo para llegar hasta donde llegaba. Toda ella público. Toda ella gente. Toda ella grande. ¡ Todo aplausos en una noche donde el Hontoria ( parque emblemático y castizo de la ciudad de Jerez ) reventaba de júbilo. Noche para recordar siempre. Con el tema " Rocío de luna blanca ", llegó a empaparse, llegó a vibrar de emoción, era una mar inmensa, la sal de su tierra la regalaba a raudales, la más grande. Luego llegaría el " Soy de España", " Amor Marinero ", " Como una Ola ", " Necesito Estar Sola ", aquí con palabras para los dos jerezanos que compusieron este gran tema, Antonio Gallardo ( hoy componiendo en la gloria ) y el maestro Cepero. Más aplausos. Su público disfrutando en esa noche mágica. Y la Jurado con aplomo y con una gran canalleria interpretando esa canción de " Paloma Brava ", que quemaría en ella su garganta. Genio. Fuerza...fuego dejaba tras de sí en " Se nos Rompió el Amor " y en " Punto de Partida ". Y fue ahí la fuerza, la gran fuerza arrolladora de la Jurado, donde fue bestia humana siendo mujer cantante, estrella sublime de la noche. Y un público sintiendo frío con algo que calaba por la espalda. La voz de Rocío se elevaba a los aires vistiendo la noche espuma de marinería. Pasiones incontroladas en una grande, que se convierte en Paloma brava y que puede llegar como una ola, pero por encima de todo...una dama de la canción internacional, del flamenco y de la copla, de todo eso que quema, humilla y que doblega al más fiel seguidor. La voz de la Jurado, conmueve, eleva, trasmite, catapulta a esos bellos rincones del Olimpo con su garganta, garganta prodigiosa, para bajar lentamente, suavemente en vuelo de espuma a las playas de su inmensa facultad. ¡ Y la noche que se retorcía por ese bienestar del placer que recibía ! Después vendría "Callejuela sin salida ", y ahí,fue como un fino cuchillo con su voz. ¡ Rajaba la piel ! Pero qué gusto de momento que se vivía. Luego se lío con " Limón Limonero ", " Miedo ", " Trinia ", " Pastora Imperio " y luego llegó a cantar ese profundo poema, de Benítez Carrasco, hoy hecho canción " Tus cinco Toritos Negros ". Después de todo esto, la copla quedó dicha para siempre. Fue castigo para todos por sentirla como la sentíamos y, la gran culpable ella: Rocío Jurado, la dama, la más grande, la universal, la de la fuerza y saber decir, yo...Soy de España.

" Si el cielo entero fuera una a una, garganta , si la humanidad se compusiera tan solo de tonadillera y si todas las ramas de los árboles fuesen guitarras, esto no bastaría para entonar todo lo que he aprendido de mis antecesoras; sin embargo, cuanto de ellas recibí equivale a lo que una paloma puede beber del océano " palabras de Rocío. Ella era así. Embrujo que todo lo llena. La Jurado...quince años ya que subió a esos festivales de la gloria. Allí cantando en amaneceres nuevos bajo capiteles de nácar. Y que la fuerza de su voz, la pureza de la esencia siga sonando...que La Jurado...siga cantando ". Caso cerrado ( para el recuerdo ).Se vuelve a oír... La voz se eleva de nuevo, notas, compases, altos y bajos que sacuden pasiones...de La más Grande. ¡ Quince años ya ! ¡ Pero siempre cantando ! ¡ Siempre en el recuerdo !¡Siempre,Rocío ! Rocío, la de Chipiona...siempre Grande.