Dolce&Gabbana presenta su campaña otoño/invierno con Sicilia como fondo


MXI 2018 de Bodegas Tinto Pesquera y Paola Q crean el regalo perfecto para el día de la madre


Ríos y Toth / Comunicado / Laura González 

La tercera generación de Familia Fernández Rivera quiere homenajear a las madres el próximo 2 de mayo de una forma especial y exclusiva. Por este motivo, las precursoras de MXI, de Bodegas Tinto Pesquera -Inés Bocos Fernández, Elvira Bocos Fernández, Lucía Pascual Fernández, Ángela Pascual Fernández y Elisa Martínez Martínez-, han escogido a la firma de joyería española Paola Q para crear, de forma conjunta, un pack especial para el Día de la Madre que une vino y joyas.

En esta ocasión, el vino escogido para honrar a las madres es MXI 2018, de Bodegas Tinto Pesquera, mientras que la pieza de joyería pertenece a la firma española Paola Q. La unión entre estas dos casas fue sencilla. Para Paola Quintana, fundadora de la firma, la joyería simboliza la armadura de una mujer: su fuerza y su personalidad únicas. Esta visión conquistó a la última generación de Familia Fernández Rivera, responsables de MXI 2018, para contar con la creadora en su edición especial del Día de la Madre. Ambas marcas -MXI y Paola Q- toman de inspiración principios como la calidad, la artesanía, la dedicación y el emprendimiento. “Fue muy sencillo llegar a una idea en común con Paola Q para la edición especial del Día de la Madre ya que nuestra visión de trabajo y la importancia del papel de la mujer en él es muy similar”, afirma Lucía Fernández Pascual, directora general de Familia Fernández Rivera. 

El exclusivo modelo que se regalará en este pack especial, del que sólo hay 150 piezas para cada una de las dos opciones (300 en total), sigue la línea de la última colección de la diseñadora denominada Sthenos. Esta colección se inspira en la Antigua Grecia y la cultura helénica con una mención especial a Dionisio, el dios del vino de la mitología griega. Las piezas seleccionadas dentro de la colección de Paola Q para la colaboración con MXI son unos pendientes -con criolla y colgante estilo ‘charm’ en metal bañada en oro- y un collar estilo ‘pendant’ de los mismos materiales. Estas se inspiran en la figura de las uvas barrocas que, gracias al color verde de la criolla y al color dorado del oro empleado, representan a la perfección la vida y la tierra. Ambas piezas están valoradas en 55€ euros y vienen numeradas, convirtiéndose en un regalo exclusivo, original y sofisticado para el Día de la Madre.

Como protagonista de este pack especial se encuentra MXI 2018. La clave para la elaboración de este tinto de aspecto limpio, brillante y con un intenso color granate radica en la cuidadosa selección de bayas de Tempranillo y su característico envejecimiento durante 14 meses en una selección de barricas de diferentes formatos. MXI 2018 resulta fresco en nariz, rememorando el aroma de los frutos secos y negros, donde destacan las moras y las frambuesas. Asimismo, este Tempranillo ofrece detalles lácteos que dan paso a sutiles notas de crianza en barrica. MXI 2018 resalta en boca por sus taninos redondos y por una acidez perfecta que deja paso a un gusto final que recuerda a la vainilla y al tofe. Posee una graduación del 14,5%, y resulta ideal para armonizar arroces con caza menor, risottos, carpaccios, carne a la brasa y chuletillas al sarmiento. En cuanto a su consumo, es óptimo hacerlo desde el momento de compra. No obstante, el enólogo de Familia Fernández Rivera, Rodrigo Pons Morente, recomienda decantar este tinto 30 minutos antes del servicio y hacerlo a una temperatura de entre 12 y 14 grados.

MXI 2018 representa a la perfección el cambio de rumbo que el grupo vitivinícola Familia Fernández Rivera puso en marcha hace tres años. Un vino 100% Tempranillo elaborado con máxima dedicación y respeto a sus raíces. Asimismo, también es un homenaje a Ribera del Duero. Este vino tinto hace referencia a 1.011, año en el que el califa Suleymán al-Mustain entrega Osma, Gormaz y San Esteban de Gormaz, tierras de la Ribera del Duero, al Conde de Castilla, Sancho García, un año determinante para la Reconquista. Además, MXI debe su nombre a que las uvas tempranillo con las que está elaborado este vino tinto proceden de los lotes 10 y 11 de la finca de Bodegas Tinto Pesquera.

Familia Fernández Rivera está consolidada como una empresa en la que cada unidad de negocio tiene personalidad y protagonismo propios. Las bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera conforman la estructura de un grupo que aspira a seguir siendo un referente en el sector enológico español e internacional. Si algo define a Familia Fernández Rivera es el amor por la Tierra de la que nacen sus vinos. Las actuales responsables de este grupo vitivinícola sienten un orgullo infinito hacia Ribera del Duero. Por eso, su lema es Pasión por el vino y la Tierra.