Burberry lanza una colección NFT en Blankos Block Party


China Crown: el ritual milenario de su Pato Imperial Beijing


Ríos y Toth / Comunicado / Laura González 

Reforzada por una larga tradición de más de 5.000 años, la gastronomía china es una de las más variadas del mundo. En este sentido, el Pato Imperial Beijing o pato laqueado, uno de los máximos exponentes del recetario chino, se ha convertido en uno de los platos más solicitados internacionalmente por los amantes de la cocina asiática. Se trata de una receta que data del siglo XV y que se convirtió en uno de los platos más representativos de la dinastía Ming, gobernadores del Imperio Chino entre los años 1368 y 1664. Así, no es de extrañar que este manjar se haya convertido en la joya de la corona de China Crown, el templo de la cocina imperial china de Madrid, gracias a su cuidada elaboración de más de cinco horas y a la ceremoniosidad de su servicio en mesa. 

Para la elaboración de esta delicada receta, en China Crown prestan atención a todos los detalles del proceso. Este comienza con una cuidadosa y lenta limpieza del pato, arrancando una a una, con pinzas de depilar, las plumas que puedan quedar. El brillo característico del Pato Imperial Beijing se consigue mediante un lento proceso de lacado con agua, cristal de azúcar, miel y especias que se prolonga durante más de cinco horas, dotando de un intenso y dulce sabor a la carne. Una vez lacado, el ave se cuelga en la parte superior de un horno ahumador. Este paso resulta fundamental para obtener el característico sabor y crujiente de la piel del pato.

A la hora de servir el Pato Imperial Beijing, China Crown transporta a los comensales a la China más auténtica mediante la tradicional técnica de cortado que el chef Felipe Bao realiza en directo delante de los comensales. El maestro ha implantado dos tipos de corte: el primero se lleva a cabo mediante el corte “estilo pluma” que separa el ave en dos mitades con una incisión en la cabeza del pato y un corte longitudinal. Cada una de las partes se trocea en lonchas finas. Por su parte, para el corte “estilo piel de Pato Beijing”, el chef Bao realiza una incisión por debajo del ala que permite levantar toda la piel del pato sin incidir en la carne. Una vez cortado, el pato se sirve acompañado de crêpes, puerro y membrillo de Goji a modo de guarnición.

Para poder disfrutar de esta receta, China Crown ofrece dos posibilidades: la primera, viviendo el ritual milenario en el propio restaurante, ubicado en la calle Don Ramón de la Cruz, 6; y, la segunda, en casa gracias a su servicio delivery. Este envío a domicilio, que se entrega al comensal en un packaging exclusivo y envasado al vacío, ofrece todo lo indispensable para elaborar el plato, ya que el pato se envía junto con todos los acompañamientos correspondientes: las crêpes, el puerro y, en especial, el membrillo de fruto rojo Goji de elaboración propia. En aras de ofrecer una experiencia de lo más similar a la que se ofrece en el propio establecimiento, China Crown añade un código QR al packaging que dirige a la web del restaurante, donde el chef Felipe Bao explica el procedimiento de corte y servicio de forma sencilla y clara, además de varias recetas para preparar el pato laqueado.

China Crown es un homenaje a la alta gastronomía imperial china: una radiografía de los platos más puros de su extenso recetario. Para plasmar la esencia del Imperio y servir lo que comían los grandes emperadores hace más de 400 años, Felipe Bao, chef ejecutivo de China Crown, y su equipo realizan constantes estudios de esta gastronomía. El objetivo es claro: dar con las materias primas adecuadas y las técnicas de elaboración adecuadas y conseguir así la intensidad, texturas y sabores más auténticos de esta gastronomía.  El Pato Imperial Beijing, junto con los dim sums, los arroces y las elaboraciones con terminaciones intensas, tanto en sabores picantes como agrios o dulces, son algunas de las características que coronan a este restaurante como la cuna de la cocina china en Madrid.