Fendi hace una oda a los monumentos de Roma con nueva colección masculina


La nueva botella de papel de Coca Cola ya se comercializa en Europa


Coca Cola / Comunicado / Laura González

En solo unos meses, Coca‑Cola pondrá en el mercado su primera botella hecha de papel. Concretamente, este nuevo e innovador envase se comercializará en verano en Hungría, y lo hará a través de AdeZ, bebida vegetal de Coca‑Cola.

El anuncio se produce después de que, a finales de 2020, la compañía presentara en Bruselas su primer prototipo de botella de papel. El proyecto pasará ahora a la decisiva fase de prueba del consumidor -llegará a un total de 2.000-, con el fin de evaluar su rendimiento y cómo responde la gente al nuevo formato.

La prometedora iniciativa respalda los objetivos que Coca‑Cola se ha marcado en World Without Waste (Un Mundo Sin Residuos), su estrategia global en materia de envases, por la que se compromete a recoger y reciclar el equivalente al 100% de las latas y botellas que comercialice para 2030, aunque en Europa Occidental este objetivo se ha adelantado a 2025. También contempla, entre otras cuestiones, reducir sustancialmente la utilización de materia prima virgen en la fabricación de los envases, así como que estos sean 100% reciclables. 

Por todo ello, desde hace años Coca‑Cola invierte continuamente en ecoinnovación, explora las tecnologías más punteras y, lo que es más importante, busca asociaciones y colaboraciones que impulsen una mayor sostenibilidad de sus envases.

De hecho, este novedoso formato es fruto del trabajo conjunto de los científicos del laboratorio de I+D de Coca‑Cola en Bruselas y la start-up danesa Paboco (The Paper Bottle Company). Detrás de ella se encuentra el especialista en la fabricación de botellas ALPLA y el fabricante de papel para embalaje BillerudKorsnäs, y cuenta con la colaboración de Carlsberg, L'Oréal y The Absolut Company, además de Coca‑Cola.

“Un hito en ecoinnovación para Coca-Cola"

La tecnología desarrollada por Paboco permite crear botellas 100% reciclables a partir de madera de origen sostenible, a la que se le añade una barrera de material de base biológica adecuada para productos líquidos, como bebidas carbonatadas y sin gas, o productos de belleza. 

El prototipo actual consiste en una carcasa de papel con un fino revestimiento de plástico 100% reciclado y un tapón también de plástico, ambos reciclables. En última instancia, el objetivo es desarrollar una botella sin ese revestimiento para que pueda reciclarse como papel.

"Lo que anunciamos ahora es un hito en ecoinnovación para Coca‑Cola y el premio al esfuerzo invertido por la compañía en desarrollar un prototipo de botella de papel que sea más sostenible", ha señalado Daniela Zahariea, directora de la Cadena de Suministro Técnico e Innovación de Coca‑Cola Europa. "La gente espera de Coca‑Cola que sea capaz de desarrollar y sacar al mercado nuevas opciones de envases que sean cada vez más innovadoras y sostenibles. Por eso, nos asociamos con expertos como Paboco, experimentamos con nuevos materiales y realizamos esta primera prueba en el mercado como parte del cumplimiento de nuestros compromisos para conseguir un Mundo Sin Residuos".

AdeZ, la marca adecuada

Está previsto que la fase de prueba del consumidor se realice en el segundo trimestre de 2021. Será entonces cuando la bebida a base de plantas AdeZ sea ofrecida en este envase a 2.000 consumidores húngaros a través de Kifli.hu, una de las cadenas de alimentación con mayor crecimiento en este país europeo.

La elección de AdeZ responde a que "nos pareció que encajaba perfectamente con nuestro prototipo de botella de papel", según Katalin Halász, directora de Marketing en la Categoría de Nutrición para Europa. “AdeZ es una bebida a base de plantas y su propósito como marca es 'facilitar el cambio positivo'. Los consumidores de AdeZ suelen tener un gran interés por la sostenibilidad y los nuevos desarrollos e innovaciones en este área. Por todo ello, para nosotros AdeZ se erigió como la marca adecuada, la bebida adecuada y con los consumidores adecuados para que probemos nuestro prototipo de botella de papel”, ha explicado Halász.

Hacia una realidad comercial

Stijn Franssen, director de Innovación de Envases de I+D de Coca‑Cola Europa, el encargado de liderar este reto junto a su equipo, enfatiza que esta nueva tecnología está aún en desarrollo. "Nos estamos moviendo en un terreno desconocido. Tenemos que inventar las soluciones técnicas a medida que avanzamos", ha resaltado.

En ese camino, "continuaremos invirtiendo en innovar y explorar nuevas tecnologías de envasado en colaboración con nuestros socios de Paboco”, ha proseguido, mostrándose satisfecho con los avances logrados hasta el momento y esperanzado de cara al futuro. “Este es un gran paso adelante para nosotros, ya que significa que salimos del laboratorio y de la fase experimental para entrar en el mercado con un envase distinto y que proporcionará una experiencia completamente nueva a los consumidores, que, por primera vez, beberán uno de nuestros productos en un envase totalmente nuevo”.