'Digital Tribal', una propuesta de Bershka para esta temporada


Coca Cola realizará en España su prueba piloto de tapones adheridos a las botellas


Coca Cola / Comunicado / Laura González 

En julio de 2019 entró en vigor la nueva directiva europea sobre los plásticos de un solo uso para reducir los residuos de este tipo. Además de prohibir ciertos productos desechables como los bastoncillos de algodón o las pajitas de plástico, esta normativa establece que las tapas y los tapones de plástico de las botellas solo podrán ponerse en el mercado si permanecen unidos al recipiente durante su consumo. 

El objetivo es asegurarse de que el tapón se recicle con la botella para disminuir la contaminación por plástico. La fecha límite para esta conversión es antes de julio de 2024; todo un desafío técnico para la industria de la alimentación y las bebidas al que Coca‑Cola, con la sostenibilidad en el centro de su modelo de negocio y ambiciosos objetivos en este ámbito, ya está dando respuesta dentro de su estrategia Un Mundo sin Residuos.

A partir de mayo, y durante 11 semanas, Coca‑Cola en Europa, en colaboración con Coca‑Cola European Partners (CCEP), producirá y probará en España los nuevos tapones que ha desarrollado para cumplir con la normativa europea. Lo hará en al menos cuatro millones de botellas de plástico de 500 ml de Coca‑Cola, Fanta, Sprite y Schuss. Los nuevos cierres se fabricarán en Barcelona y se comercializarán este verano en puntos de venta seleccionados de Cataluña, Baleares, Aragón, Canarias y del centro y sur de España.

Un esfuerzo en innovación

El desarrollo de estos cierres no ha sido fácil.  Es el resultado de la estrecha colaboración de Coca‑Cola con sus proveedores y socios, su inversión en innovación e investigación y la aplicación de las últimas tecnologías, así como de una serie de parámetros muy concretos para cumplir con los requisitos de la UE.

Tapones unidos a las botellas

El diseño del tapón ha sido sometido a exhaustivas pruebas entre los consumidores y el prototipo resultante ha sido la opción preferida por estos en términos de diseño, comodidad y experiencia de uso.

Además, con el fin de respaldar la nueva directiva europea, este cambio al nuevo formato se comunicará de forma clara a los consumidores en el mismo mismo envase, con el mensaje "Nuevo tapón, por favor recíclame", así como en el marketing online y en las tiendas.

Una transición por etapas

La prueba en España evaluará la adaptación de los tapones a las líneas de producción y su rendimiento en condiciones de temperatura variable antes de realizarse un despliegue más amplio en el resto del país y en toda Europa. Este examen, junto con las opiniones que se recabarán de los consumidores, proporcionarán información y conocimientos muy valiosos de cara a futuras implementaciones. 

En este sentido, Coca‑Cola adoptará un enfoque por etapas hasta completar la transición de sus envases, en estrecha colaboración con sus embotelladores Coca‑Cola European Partners y Coca‑Cola Hellenic Bottling Company (CCHBC). Así, a los despliegues iniciales les seguirán las conversiones mercado a mercado, a fin de cumplir con la fecha tope de 2024.  

Envases sostenibles: un compromiso compartido

“En Coca‑Cola compartimos el compromiso de la UE de mejorar la recogida y el reciclaje de los residuos de envases. Nuestro objetivo es recoger una botella o lata por cada una que vendemos, garantizando que todos nuestros envases se reciclen y que ninguno acabe como residuo en nuestros océanos o en el medioambiente. En 2018, introdujimos en España el mensaje ‘Por favor, recíclame’ en los tapones de nuestros envases de Coca‑Cola y estamos encantados de ser los primeros en Europa en estrenar esta nueva solución que unirá los tapones a las botellas”, ha declarado el director general de Coca‑Cola Iberia, Juan Ignacio de Elizalde.

La directiva europea sobre plásticos de un solo uso está alineada con Un Mundo Sin Residuos, la estrategia global de Coca‑Cola en materia de envases, en la que, además de comprometerse a recoger y reciclar el equivalente al 100% de los envases que comercialice en Europa Occidental para 2025, busca reducir el uso de materia prima virgen en su fabricación, que sean 100% reciclables e invertir fuertemente en ecoinnovación para hacerlos cada vez más sostenibles.

En lo que se refiere a España, dentro de esta estrategia se enmarca el proyecto Mares Circulares, que tiene como objetivo limpiar costas, entornos acuáticos y fondos marinos de nuestro país y Portugal, generar conciencia sobre el reciclaje y promover la economía circular apoyando la creación de empresas y estudios científicos que vayan en esta dirección. Desde que se pusiera en marcha en 2018, se han recogido más de 1,2 toneladas de residuos de las costas y los fondos marinos de España y Portugal.

Además, el año pasado, Coca‑Cola en España incorporó la tecnología CanCollar®, que le ha permitido reemplazar las anillas de plástico de sus multipacks de latas por agrupadores de cartón totalmente reciclable, contribuyendo así a reducir la basura plástica.

“Estamos comprometidos a cumplir con los requisitos legales de la directiva europea. Estos nuevos tapones son el resultado de los esfuerzos en investigación, tecnología, innovación en diseño y de colaboración con los proveedores", ha manifestado por su parte Francis Delecluse, director de Desarrollo de Negocio para Europa de Coca‑Cola. "A medida que comencemos a implementar esta nueva solución en toda Europa, usaremos nuestros envases para lanzar mensajes de reciclaje, lo que respalda nuestro objetivo de recoger el 100% tanto de botellas como de tapones".