}

jueves, 17 de diciembre de 2020

La Salve lanza su esperada cerveza negra edición de invierno

La Salve / Comunicado / Laura González 

Jon Ruiz Ibinarriaga, director de la fábrica de cervezas LA SALVE, y Héctor Sánchez, presidente de la Asociación de Hosteleros de Bizkaia realizaron la presentación de la edición de invierno en el bar Marvelous, protagonizando un brindis navideño. Esta puesta en escena es un paso más en el apoyo de LA SALVE a la hostelería en su reapertura después de más de un mes cerrada. Así, los responsables de la cerveza de Bilbao han querido lanzar su cerveza de invierno en un bar trasladando su apoyo y la importancia del canal horeca para los cerveceros.

La puesta en escena es un paso más en el apoyo de LA SALVE a la hostelería en su reapertura después de más de un mes cerrada

La cerveza negra de LA SALVE vuelve a los bares como edición de invierno y aunque durante los últimos años se lanzaba como cerveza limitada con un volumen de producción, desde este año, por la aceptación por parte de los consumidores se quedará con carácter permanente en el mercado. Esta fórmula tradicional que estuvo disponible en Bilbao en los años 40 fue recuperada por LA SALVE hace cinco años con la vuelta de la cervecera al mercado y cada invierno, vuelve a los locales hosteleros para poder ser degustada por los consumidores, enmarcada en el proyecto de LA SALVE y en cuyo diseño ha participado Tomás Ondarra, célebre ilustrador y escritor bilbaíno, que ha recogido, al igual que en otras ocasiones, la esencia de las fiestas y el espíritu de la marca.

La negra de LA SALVE

La negra de LA SALVE fue durante años la cerveza predilecta de un público que buscaba nuevas experiencias. Por eso, la marca decidió recuperarla para que toda una generación de bilbainos que no tuvieron la ocasión de probarla, lo hicieran; y además, trajera buenos recuerdos a quienes la tenían en la memoria. Se elabora, como todas las cervezas de LA SALVE, bajo el compromiso con el entorno y la producción local.

La edición de invierno es una cerveza negra, reedición de la fórmula tradicional que estuvo disponible en Bilbao en los años 40 y que ahora está

enmarcada en el proyecto kilómetro cero de la empresa que utiliza cebadas y lúpulos cercanos. Elaborada con tres tipos de malta, malta pilsen, malta munich y malta color, con niveles de tostado creciente y aromas diferentes.

Esta fórmula no ha pasado desapercibida en los certámenes cerveceros más importantes y, así, obtuvo el máximo galardón en 2018 y en 2020 en el Barcelona Beer Challenge: la medalla de oro. En palabras de Jon Ruiz Ibinarriaga, director de la fábrica de cervezas LA SALVE, “recuperar la fórmula de nuestra cerveza negra de los años 40 es un ejemplo donde queda claro que la historia recuperada con valor es un elemento de competitividad para los tiempos presentes y futuros”.

La cerveza negra de LA SALVE obtuvo en 2018 y ha vuelto a obtener en 2020 la medalla de oro; el máximo galardón en el Barcelona Beer Challenge, un prestigioso reconocimiento internacional en el sector cervecero

LA SALVE ha precisado que para este año, su maestro cervecero, Luis Cachón, ha creado un líquido que cuenta con un sabor marcado e intenso, lo que le confiere un gran carácter y personalidad que hará las delicias de los incondicionales de la cerveza.

La fórmula recuperada de los años 40 tiene 6 grados de alcohol y en la que se utilizan cebadas y lúpulos cercanos y tres tipos de maltas: pilsen, munich y malta color. En palabras de Cachón, la cerveza negra de LA SALVE tiene “un color negro intenso que tiene su origen en las maltas y la cebada torrefactas. Es refrescante, y con un perfil en nariz y boca muy agradable y delicado; con un intenso carácter maltoso con predominio de notas tostadas, a café y chocolate. Se trata de una cerveza premium, 5/3 de alta calidad y auténtica, como todas las variedades de cerveza que elabora LA SALVE”.

Es una cerveza que ha tenido muy buena aceptación en el mercado ya que está presente en más de 650 establecimientos y es que las cervezas de calidad y diferentes tienen un hueco en los consumidores más exigentes.