}

jueves, 5 de noviembre de 2020

Dom Perignon Vintage 2010, la maestría única del tiempo


 Don Pérignon / Laura González

La creación de Dom Pérignon Vintage 2010 se basó en la inspiración y el dominio de Vincent Chaperon, Chef de Cave de Dom Pérignon, tras diez años de espera en las bodegas. Esta añada excepcional es fruto de una cosecha especialmente desalentadora.

Cada añada es una apuesta, un acto creativo que requiere mucho más que técnica. Esta creación exige intuición, maestría y magia para elaborar un champán Dom Pérignon. La cosecha 2010 de este legendario elixir es un ejemplo sorprendente.

Fiel a su herencia, Dom Pérignon siempre se elabora con uvas de un solo año, no una mezcla de varios años como otras casas de Champagne. Esto supone una adaptación continua a la naturaleza, que justo ese año puso las cosas difíciles a la agricultura. Un clima impredecible - un invierno riguroso, una primavera seca y un verano cálido - llevaron a una maduración fantástica, pero también al desarrollo de moho botrytis en las uvas, principalmente el pinot noir.

En una carrera contrarreloj, Vincent Chaperon decidió sacrificar parte de la cosecha para salvar las parcelas que el moho había salvado. Solo se seleccionaron parcelas específicas y las uvas se clasificaron meticulosamente para revelar lo mejor de una cosecha rica en contrastes. Luego se ensamblaron las uvas pinot noir con las uvas chardonnay, elevando la calidad. Vincent Chaperon, enólogo excepcional, logró en su segunda añada para la firma hacer de la Añada 2010 una cuvée excepcional que expresa plenamente la visión singular y el ideal estético de Dom Pérignon.

Ya elogiado por los principales expertos, incluido el Wine Advocate de Robert Parker, Dom Pérignon Vintage 2010 es un champán ricamente expresivo y extremadamente equilibrado, con una nariz de notas florales y cítricas. En boca, el generoso champagne revela vibraciones picantes y especiadas.