}

jueves, 10 de septiembre de 2020

Inspirada en lo cotidiano y nacida en la cuarentena, así es la nueva colección de Pepa Salazar

Pelonio / Mercedes Relaño

Un momento especial en nuestras casas, donde todos recordamos el pasado y prestamos atención a pequeños rincones olvidados fue el punto de partida que llevó a Pepa Salazar a rebuscar en armarios, donde encontró sus viejos maillots de danza clásica. “Estaban viejos, pero aun así me los puse a diario para estar por casa y hacer mi rutina ejercicio durante ese tiempo donde no había otra opción más que permanecer en casa”, comenta la diseñadora.

Los días se sucedían y el uniforme para superar el confinamiento era el mismo. La percepción del tiempo se convirtió en rutinaria y, durante la crisis Covid-19, la moda parecía algo completamente prescindible. Esto rápidamente se convirtió en un sentimiento frustrante pero inspirador para la diseñadora valenciana. 

Esta industria siempre ha sido un eco de la sociedad y ha tratado de responder a las necesidades del presente, aportando soluciones a las preocupaciones e inquietudes sociológicas que nos rodean. De igual manera que después de la Segunda Guerra Mundial se cuestionó el sentido de “lo práctico”, transformando la ropa hacía algo con un valor de uso y erosionando las diferencias entre el día y la noche, el paradigma actual de la industria pide un cambio en el sistema de producción, de consumo y de éticas en sus procesos.

Fue precisamente esto lo que inspiró a la diseñadora valenciana: crear un enlace entre el sportswear y el ready to wear con aspiración de “24 horas” en una colección cómoda y versátil, para así alargar la vida útil de la prenda y apostar por la responsabilidad a través una cápsula slow fashion creada íntegramente durante los meses más complicados de la historia reciente.

Todos los diseños carecen de temporalidad y de tendencia, y han sido confeccionados en talleres de proximidad, por eso esta cápsula se plantea como una colección de prendas de largo recorrido, acompañando a un cambio social al que la moda no puede dar la espalda y negar su radical importancia hoy en día. Es el momento de reflexionar, ralentizar, mejorar y actuar en consecuencia.


LA COLECCIÓN
La colección trabaja lycras deportivas de diferentes acabados aterciopelados, satinados y transparentes, que se materializan en siluetas ceñidas al cuerpo con cortes futuristas “mech”, drapeados o conjuntos de dos piezas oversize sin talla que se ajustan mediante tiras elásticas a cada cuerpo.

Las piezas varían desde vestidos-maillot, monos drapeados, bodies con tiras que se entrelazan, chaquetas y pantalones. El acercamiento más experimental lo aporta el maillot de ballet, redibujando una silueta en dos dimensiones que, revelando la propia piel, crea una tercera tonalidad y hace al mismo tiempo una declaración de intenciones sobre la wearabilidad y adaptabilidad de las prendas al cuerpo.

Además, el maillot sirve como elemento de partida para algunas piezas que se construyen desde esa base y otras siluetas en las que se aprecia la forma tradicional pero revisitado por los códigos de color.

Las piezas incorporan drapeados en los hombros y costuras asimétricas, fruto del habitual propio proceso creativo y recurrente filosofía de aprovechamiento del retal de la diseñadora.

La composición de cada prenda destapa veladuras gracias a los acabados transparentes de la lycra deportiva que resaltan una estructura ceñida y satinada, y aporta una sensación de bienestar y comodidad.

Por último el estilo de la silueta oversize de dos piezas presenta una construcción sin talla, adaptable a cada cuerpo mediante cordones elásticos ajustables a cada figura y estilo. Esta nueva silueta remata el diseño con paneles contraste en cuello, espalda y piernas.

La gama cromática presente en la colección va desde tonalidades relajadas como el verde militar, una variedad de grises, negros y tonos piedra, a colores en contraste como rojos, rosas y amarillos, habituales en la diseñadora.

El diseño y motivación de esta colección refleja a la perfección la identidad de la diseñadora, donde la ética y compromiso en los procesos de creación y producción, el confort y el sportswear son la principal apuesta.