}

miércoles, 12 de agosto de 2020

Hermès presenta la renovada imagen de su primera tienda en Japón


Comunicado / Mercedes Relaño

Hermès abrió el pasado 8 de agosto de 2020, su renovada tienda en el corazón de la Marunouchi en Tokio. Primera dirección de Hermès abierta en Japón en 1979 y ubicada en su ubicación actual desde 2004, este nuevo espacio refinado y acogedor reafirma los estrechos vínculos y sostenible entre la casa parisina y la tierra del sol naciente.

Situada cerca de la residencia del Emperador, en la esquina de la famosa avenida Naka Dori, la tienda le invita a tomar un descanso y descubrir la abundancia de creaciones de Hermès en un entorno íntimo y cálido que se hace eco del entorno estructurado por los muros de piedra y la vegetación del jardín imperial.

En la fachada, los ventanales altos dejan pasar la luz natural en toda la tienda. Los tonos naranjas originales han sido sustituidos por un negro elegante, especialmente en las persianas metálicas brillantes del primer piso, que juegan con la luz durante todo el día y desprenden un encanto único y contemporáneo.

Al entrar, los visitantes son recibidos por el Hermès ex-libris inspirado en la tienda parisina Faubourg Saint-Honoré, incrustado en la alfombra de mosaico verde perla y negro brillante. Tras las colecciones de sedas y perfumes, un espacio abierto conduce a las de la marroquinería, el universo del hogar, la joyería y la relojería. En el piso de arriba, el prêt-à-porter, los accesorios y el calzado para hombres y mujeres se despliegan en un ambiente acogedor. Las particiones móviles hechas de washi, un papel japonés hecho a mano, se pueden mover fácilmente para crear un volumen completamente abierto.

El diseño de la tienda, diseñado por el estudio de arquitectura parisino RDAI, utiliza técnicas y materiales tradicionales japoneses, cuya paleta de colores también se inspira en el entorno de la naturaleza y el palacio imperial. Detrás de las escaleras, la pared está revestida de estuco, cuyas líneas curvas recuerdan las ondulaciones de un jardín zen. El mármol y el bambú de los suelos, combinado con la seda de las ventanas y paredes, realzan el ambiente sobrio y refinado. Los colores de las alfombras hechas a medida evocan las calles adoquinadas, el musgo y la corteza de los árboles cercanos que inspiraron esta renovación.

Para celebrar esta reapertura, la agencia de diseño japonesa Torafu Architects transformó las ventanas en un mundo encantado llamado Rainbow Horse.

Esta tienda revela el saber hacer excepcional de Hermès y ofrece a los clientes leales y nuevos visitantes la oportunidad de descubrir la libertad creativa y la excelente artesanía de la casa a través de la belleza de sus colecciones.

En 2020, a través de su tema anual, El Gesto Innovador, Hermès rinde homenaje a la extraordinaria herramienta que es la mano así como al ingenio que impulsa a cada uno de los artesanos de la casa. Es esta alianza la que caracteriza el espíritu de innovación en Hermès.