}

jueves, 27 de agosto de 2020

‘ARZAK Since 1897’ inaugura Culinary Zinema en San Sebastián


Festival de San Sebastián

ARZAK Since 1897, el documental de Asier Altuna sobre el restaurante de Juan Mari Arzak y su hija Elena, inaugurará la sección Culinary Zinema, que en la 68 edición del Festival de San Sebastián contará con tres largometrajes más. Camí lliure / Free Way (Vía libre), de Ángel Parra, también posee un fuerte componente familiar y muestra la relación entre los chefs Raül Balam y su madre Carme Ruscalleda, mientras que La receta del equilibrio, de Óscar Bernàcer, sitúa al cocinero Ricard Camarena ante el reto de abrir sus locales tras el confinamiento. Por último, The Truffle Hunters, de Michael Dweck y Gregory Kershaw, es un retrato de varias personas de avanzada edad que buscan en el Piamonte italiano la deseada trufa blanca.

ARZAK Since 1897, Camí lliure / Free Way (Vía libre) y La receta del equilibrio se proyectarán en San Sebastián como estrenos mundiales, mientras que The Truffle Hunters tendrá carácter de estreno internacional.

CENAS TEMÁTICAS
Los cuatro títulos de la sección estarán acompañados de cenas temáticas, que tendrán lugar entre los días 21 y 24 de septiembre en el Basque Culinary Center. Las entradas conjuntas para las proyecciones y las cenas saldrán a la venta el próximo viernes, día 4 de septiembre, a las 9:00 horas al precio de 70 euros a través de las páginas web del Festival y de Kutxabank. Las entradas únicamente para las películas se pondrán a la venta por 7,90 euros a partir del 14 de septiembre en el caso de las proyecciones de los días 21, 22 y 23, y a partir del día 15 en el caso de la sesión del día 24.

La cena inaugural del día 21, correspondiente al film ARZAK Since 1897, correrá a cargo de siete reconocidos chefs que se han formado y han trabajado en Arzak. Se trata de una cena coral que, a modo de homenaje, revisitará el universo generado por Juan Mari y Elena Arzak. Los y las chefs participantes en la cena son Yolanda León y Juanjo Pérez, del restaurante Cocinandos en León (una estrella Michelín), Pablo González, del restaurante La Cabaña en Murcia (dos estrellas Michelín), Xabier Diez del restaurante Xarma en Donostia-San Sebastián, Bruno Oteiza del restaurante Gatxupa en Donostia-San Sebastián, Xanty Elías del restaurante Acánthum en Huelva (una estrella Michelín) y Fernando Bárcena, profesor de Basque Culinary Center y jefe de cocina del Restaurante Arzak durante once años.

La cena del día 22 será ofrecida por Ricard Camarena. El chef valenciano del restaurante Ricard Camarena Restaurant, que cuenta con dos estrellas Michelín, desgranará su propuesta gastronómica basada en el sabor y en el respeto por el producto. Se trata de una cocina creativa, comprometida con la tradición y salpicada con influencias cosmopolitas, mediterraneidad y temporalidad. Ricard Camarena ha sido reconocido en 2018 con el Premio Nacional de Gastronomía como Mejor jefe de cocina por la Real Academia de Gastronomía.

El día 23 los chefs Edorta Lamo, del restaurante Arrea! en Kanpezu (Álava), Óscar García del Restaurante Baluarte de Soria (una estrella Michelín) y Andrea Tumbarello, del restaurante Don Giovanni en Madrid, ofrecerán una original cena que girará en torno a la trufa. Serán tres visiones gastronómicas diferentes reflejadas en tres tipos de trufa provenientes de tres territorios: Piamonte, Soria y Araba.

Raül Balam, hijo de Carme Ruscalleda y chef del restaurante Moments (dos estrellas Michelín) en Barcelona, ofrecerá una cena que servirá de clausura a esta edición de Culinary Zinema. Moments conforma un espacio gastronómico que recoge el concepto del restaurante San Pau, creado por Carme Ruscalleda, cocina catalana moderna, inspirada en productos estacionales de El Maresme. 

Las cenas se han diseñado bajo un estricto protocolo de seguridad e higiene frente al COVID-19. Los profesionales que participan en las cenas, tanto en cocina como en sala, llevarán EPIs específicos de protección, habrá dispensadores de gel hidroalcohólico en los diferentes espacios, se han habilitado diferentes flujos de entrada para los comensales, para evitar contaminación cruzada y se llevará un control exhaustivo de acceso a las cenas. También se ha reducido el aforo de las mismas a 60 personas, atendiendo a la normativa vigente, y las mesas se conformarán en función de las reservas guardando la distancia recomendada. Todo ello para asegurar que Basque Culinary Center conforma un espacio seguro.