}

miércoles, 22 de julio de 2020

"The girls with the black bag" by Hermès


Hermès / Mercedes Relaño

Una multitud. Dos bolsos Simone Hermès intercambiados. Una joven arrastrada a una espiral infernal. Un hombre dispuesto a todo para recuperar lo que es suyo. Pero ¿quién maneja los hilos realmente en este juego?

El Simone Hermès
El bolso Simone Hermès, un talento en auge de la nueva generación, podría robar el estrellato a sus compañeros muy pronto. Lo menos que se puede decir es que oculta bien sus intenciones: el contorno de su silueta disimula detrás de un cierre central de corredera tres fuelles yuxtapuestos. Tres compartimentos de gran capacidad, como tres cofres del tesoro para llenarlos de travesuras y de secretos insondables. Simone Hermès es un compañero de juegos ideal que ilumina cada escena de la vida cotidiana. Cámara, ¡y acción!

Una bandolera ajustable
Inspirado en los cuadernos escolares que antaño se ataban con un cinturón, el Simone Hermès reinventa el concepto y juega con el espacio-tiempo. El menor de la familia marroquinera interpreta aquí su primer papel protagonista, una vuelta al pasado sin nostalgia. Entre clásico y vanguardista, casa con todos los géneros, y su aspecto desenvuelto a la vez que solemne tiene el don de encandilar a los espectadores más exigentes. Gracias a su bandolera de cuero ajustable que se introduce a la perfección en una hebilla de rodillo, siempre está listo para encarnar una multitud de personajes. Como un trávelin que se desliza sobre raíles, se adapta a todas las distancias sin saltarse un punto. Según los mejores críticos, le espera una carrera muy prometedora.

Mil y una formas de llevarlo
El Simone Hermès, escurridizo y camaleónico, no deja de sorprendernos con su versatilidad. Al hombro, colgando del brazo o enganchado a la muñeca, se transforma a voluntad gracias a  su larga bandolera deslizante para adaptarse a los papeles más variados. Rechaza encasillarse en un personaje, nunca está donde se le espera y pasa todos los castings con los ojos cerrados. Se siente cómodo en todos los estilos, pero conservando siempre su misterio. Podría decirse que tiene siempre un as bajo la manga.