}

lunes, 13 de julio de 2020

Resort 2021, de Valentino: La acción de simplificar amplifica

Valentino / Mercedes Relaño

La acción de simplificar amplifica. Formas que se simplifican hasta su trazo más elemental, materiales que se expresan a través del color y las texturas, líneas que se materializan mediante un trabajo minucioso: la simplificación multiplica y maximiza las posibilidades. La vestimenta y el individuo entran en simbiosis, asumiendo aquella los matices de la personalidad de este. La libertad a la hora de interpretar incita a la libertad de movimiento.

Una colección igualitaria que surge del deseo de purificar, racionalizar y eliminar lo superfluo desde un punto de vista delicadamente radical. Las formas geométricas planas más elementales son el resultado de un ponderado proceso de concreción que culmina sin esfuerzo en una lección de esencialidad.

La abstracción multiplica las posibilidades. Las piezas tienen un significado sin volumen, pero adquieren otro distinto cuando un cuerpo las habita. En estos patrones que navegan entre lo masculino y lo femenino, los tejidos parecen posarse sobre el cuerpo. Hay ciertos caminos que hacen que todo encaje espontáneamente.

Solidez y vibración; colores que definen formas: matices del verde, el rojo y el rosa que componen una silueta fluida, sin artificios y esencial. Una sencillez casi ascética que lo atraviesa todo en ausencia de esquemas, sin imposiciones. Las túnicas, los tops, los pantalones y las capas son el resultado de la suma de formas geométricas y del diseño modular de las prendas de uniforme. Los típicos motivos de la tapicería se muestran completamente desmaterializados.

Los accesorios de Valentino Garavani son matéricos y táctiles: las flores, los lazos, las tachuelas de piel o de paja se multiplican tanto en los bolsos como el los zapatos realizados en el Atelier; en ellos se mezclan los elementos históricos y los contemporáneos de Valentino, sin olvidar nunca la importancia de la artesanía. Los sombreros se realizan en colaboración con Borsalino, en un proceso que dialoga con la sabiduría de otro atelier.

La extravagancia es vista como un lenguaje espontáneo cuya expresión es incontenible. Y como tal, es un acto liberador e igualitario.