}

martes, 21 de julio de 2020

La Ciutadella de Roses, escenario único de un Festival 'Sons del Món' distinto

Comunicado

Pablo López, Manel, el eurovisivo Miki Núnez, Lola Índigo, Diego El Cigala, Stay Homas… la mejor música española en diferentes estilos se dará cita un año más en el Alt Empordà para amenizar las veladas veraniegas de la Costa Brava. Aunque esta vez, condicionado por los efectos de la pandemia, no habrá artistas internacionales ni las habituales catas previas a los conciertos, que maridaban música y vino. Todo en un único escenario en lugar de tres –para respetar el ‘distanciamiento social’– pero de auténtico lujo: la Ciutadella de Roses, que acoge 25 siglos de historia.

Las huellas históricas de grandes civilizaciones como la griega y la romana o épocas como la Edad Media afloran en las 17 hectáreas del gran icono patrimonial de Roses, la Ciudadella, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1961. Un lugar cargado de historia y de magia que volverá a acoger el Festival ‘Sons del Món’ en su 13ª edición, que se desarrollará del viernes 31 de julio al sábado 15 de agosto.

Este evento, que maridaba música y vino (emblema gastronómico del Empordà gerundense), repartía sus conciertos en tres escenarios. Pero este año, debido al COVID19, se ha descartado a dos de ellos –la portalada de la basílica gótica de Santa María, en Castelló d’Empúries, y la playa de Empuriabrava– para concentrar los 9 conciertos programados en un solo escenario, cuyas amplias dimensiones permiten controlar un aforo más limitado, ajustado a los protocolos de seguridad que exige la pandemia.

Los 9 artistas que intervendrán en esta edición son: Sopa de Cabra (31 julio), Diego El Cigala (1 agosto), Sílvia Pérez Cruz y Marco Mezquida (2 agosto), Miki Núñez (7 agosto), Manel (8 agosto), Stay Homas, grupo revelación nacido durante el reciente confinamiento (9 agosto), Pablo López (13 agosto), Els Amics de les Arts (14 agosto) y, cerrando el evento, Lola Índigo (15 agosto).
Otra novedad de este año es la suspensión de las catas previas a los conciertos –una de las señas de identidad del evento– en las que participaban bodegas de la DO Empordà, que actuaban como teloneras de los conciertos ofreciendo degustaciones de cuatro de sus excelentes vinos. Y también los conciertos de pequeño formato en bodegas de la propia DO Empordà, con la tentadora propuesta Vi&Music. Deberemos esperar al próximo año para que ambas vuelvan a maridarse con la música de ‘Sons del Món’.