}

miércoles, 3 de junio de 2020

Menorca: naturaleza, bienestar... ¡y seguridad!


Comunicado

Menorca vuelve a respirar. Tranquila, sosegada… como a ella le gusta. Un sentimiento con el que cautiva a todo aquel que se deja tentar por este paraíso suspendido en las plácidas aguas del Mediterráneo y que es Reserva de la Biosfera desde hace más de un cuarto de siglo. El lugar ideal que, en tiempos de desasosiego, transmite seguridad; el más preciado valor de todo viajero. Pero a ello, además, une el encanto de una naturaleza y un clima privilegiados, mil y una playas donde disfrutar del nuevo ‘volver a empezar’ y una cocina excelsa que le ha valido el reconocimiento de Región Europea de la Gastronomía 2022.

Viajar es sinónimo de ilusión, de recarga emocional de energía vital, de hacer una pausa en la rutina cotidiana para reencontrarse con uno mismo… pero no a cualquier precio. Tras la tempestad –se dice– siempre llega la calma; y tras una pandemia que, por momentos, amenazó con dejarnos sin verano, sin vacaciones, por fin brilla en el horizonte el arco iris de la ilusión. Pero ¿dónde recobrarla? Sin duda, en un lugar que ofrezca bienestar… ¡y seguridad! Un lugar… ¡como Menorca!

La isla balear reúne todos los ingredientes que busca el viajero pero, en especial, un entorno saludable que le permita disfrutar de unos días de merecido ocio sin miedos, sin riesgo. Paseando por cualquiera de los veinte tramos de su Camí de Cavalls que circunvala la isla. Disfrutando de relajados baños en mil y una calas para todos los gustos: de fina arena blanca y aguas turquesa, al sur; o salvajes, solitarias y rojizas, al norte. Admirando sus siete faros; altivos, misteriosos, fascinantes. Descifrando los enigmas de una cultura talayótica única en el mundo.

Y, como no, amparando ese bienestar en una cocina de proximidad, saludable y con productos de km 0, como sus sabrosos quesos, sus vinos, su pescado y marisco, o esa delicia para el paladar que es la carne de vedella vermella menorquina. Menorca es apuesta segura.