}

jueves, 30 de abril de 2020

Refuerza tu sistema inmunitario con una rutina saludable basada en el sistema de salud más antiguo del mundo


Corazón Andalucía

Además de la distancia social y la higiene, podemos trabajar para prevenir los efectos más graves del Covid-19 reforzando nuestro sistema inmunitario. Una de las premisas de la medicina india denominada Ayurveda, como indica Mónica Concellón. Una medicina milenaria que asegura que en nuestra salud intervienen múltiples factores, tanto la nutrición como los hábitos de vida y el bienestar emocional, como empiezan a destacar en la medicina occidental.

En tiempos de confinamiento por el Coronavirus es indispensable reforzar nuestras defensas. Demos un repaso a todo lo que podemos hacer en casa para fortalecer el sistema inmunitario. La medicina Ayurveda, el sistema de salud más antiguo del mundo, propone una Rutina diaria para estar saludables. Se llama Dinacharia y para llevarla a cabo deberás responder a 5 preguntas fundamentales:

1.- ¿Cómo estás cuidando tu mente y tus emociones?
El estrés debilita el sistema inmunitario así que debemos vigilar nuestros pensamientos. ¿Te ayudan a avanzar o te paralizan? Debes ayudarte de técnicas como el yoga, la meditación o el pranayama, que son gratis y puedes hacerlas en casa, para reducir la ansiedad y aumentar tu bienestar. Recupera la lectura, lee, viaja con la mente. Observa imágenes y sonidos de la naturaleza.

Para que las adicciones no te traicionen: Vive el ahora. No vivas en un pasado que no se puede cambiar ni en un futuro que no existe. Da las gracias por 3 cosas cada día al despertar.
“Lo importante no es lo que te pasa, sino cómo te tomas lo que te pasa”

2.- ¿Cómo estás cuidando tu cuerpo?
Es muy importante hacer algo de ejercicio en casa. Baila en casa. Muévete. Toma clases gratis en tv y online. Abrázate con pasión.

Toma el sol desde la ventana o en tus salidas a la calle, descubre tu piel, para producir vitamina D, la vitamina antidepresiva y anti cáncer. Habla con tu farmacéutico para suplementarte con vitaminas D, A y C, a tu medida para aumentar tu inmunidad.

Ahora que no caminamos tenemos que estimular el sistema endocrino con un cepillado en seco, de todo el cuerpo, antes de la ducha diaria. Estimula la circulación y el buen humor, da un suave masaje linfático, facilita la expulsión de tóxicos por la piel, fomenta la producción de endorfinas, deja la piel limpia y oxigenada, los músculos tonificados y la piel exfoliada.

Sé agradecido y cuida el cuerpo que habitas, ya que es el único lugar que tienes para vivir esta experiencia humana. A poco que le des, reaccionará recuperando tu armonía y el equilibrio natural. Tu paz interior aumenta tu inmunidad contra cualquier virus.

3.- ¿Qué tal duermes?
Para estar saludable, debes acostarte y despertarte todos los días a la misma hora. Mantén un horario constante durante la semana y concédete una pequeña variación durante el fin de semana. Tu sistema inmunitario se refuerza con tu descanso.

Baja las luces de la casa as partir de las 21h y cierra pantallas de móvil y ordenador. Aléjate de la luz de la pantalla de TV. Ve a dormir a las 10pm para despertar descansado. A esa hora tu cuerpo está programado para renovar las defensas durmiendo.

Si no puedes dormir, date un masaje con aceite en los piés. Respira profundamente y visualiza tu lugar favorito. Gestiona el estrés y abandona la cafeína, la teína y bebidas azucaradas a primera hora y a partir de las 5pm.

4.- ¿Qué tal estás comiendo?
Si tu dieta está basada en harinas refinadas, bollería, patatas fritas y comida precocinada, tienes que empezar a nutrirte bien.

Si comes a todas horas debes controlar la ansiedad. No hay que mirar las calorías, sino los nutrientes, vitaminas y minerales.

En el desayuno hay que incluir algo de proteína vegetal, como 5-7 frutos secos remojados durante la noche. La fruta se ha de comer sola siempre, no mezclada con cereales y leche.

Come a mediodía, cuando el sol está en su máxima altura. Tus jugos gástricos están programados en esa hora para su mejor rendimiento, incluyendo proteínas.

Cena poco y más temprano. No incluyas proteínas ni lácteos, sólo verduras, hortalizas e hidratos de carbono.

Si estás engordando, haz 1 día de ayuno a la semana, solo líquidos o 1 tipo de fruta. También es muy sano hacer ayunos intermitentes, sin cena, días alternos. Consulta siempre con tu médico según tu condición y estado de salud actual.

Toma cada noche "el probiótico Vivo” de los que se guardan en la nevera. Una “microbiota” fuerte aumenta tu inmunidad.

5.- ¿Cómo cuidas tu salud espiritual?
Esta es una excelente ocasión para dedicarte el tiempo que no tienes en la vorágine diaria. Para hacerte compañía, dedicarte tiempo para ocuparte de ti, para cuidarte. También para escuchar tu voz interior.

“Si no puedes salir, entra adentro”.

Escúchate en silencio. Acepta. Siente. Conecta con tu ser interior. más necesitados, es lo más enriquecedor.

Cuida tu entorno y a la gente que te rodea. En un entorno tóxico no se puede sanar. Cuídate para cuidar mejor de los demás.