}

jueves, 5 de marzo de 2020

"Las Fiestas de Primavera" según Fernando Vaquero


Ayuntamiento de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores, ha presentado hoy el cartel de las Fiestas de Primavera 2020, una evocadora obra realizada en óleo sobre lienzo del pintor Fernando Vaquero que ha realizado un recorrido sentimental por las grandes celebraciones de la ciudad a través del paso de la vida del sevillano. 

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha presentado el cartel durante un acto celebrado en el Ayuntamiento que ha sido presentado por el periodista Paco Robles y al que también ha asistido el vicepresidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla, José Roda Peña. Durante el acto, el delegado ha destacado “la originalidad de la obra de Fernando Vaquero que ha escogido como idea central una escena muy sevillana y con la luz y los colores de la ciudad como protagonistas”. Por su parte, el autor del cartel, que ha señalado que su obra se puede resumir bajo el título ‘En un patio sevillano caben todas las primaveras’, ha explicado que “se trata de una evocación de todas las primaveras de la vida de un sevillano a través de las tres edades de la mujer y todo ello con un patio como escenario. Solo hay un espacio en el que todas las fiestas suceden a la vez y ese lugar está en nosotros, en nuestros recuerdos, en nuestra vida, en esa vida que contamos no por años sino por primaveras”. 
El cartel de las Fiestas de Primavera de 2020 del Ayuntamiento de Sevilla tiene como escenario un patio sevillano. A la entrada del zaguán, en el suelo, figura un papel en el que aparecen escritos los versos de Machado que resumen la idea que ha guiado el cartel: “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla”. Se trata de un patio sevillano en el que se representan tres edades de la mujer: como niña, como madre y como abuela. La inconfundible luz de la primavera de Sevilla también es protagonista del cuadro, que tiene como personaje central una madre vestida de flamenca que mira al espectador lista para salir a la Feria. En su mirada está la  nostalgia del recuerdo del pasado, cuando su abuela la vestía de flamenca mientras sus hermanos jugaban a los pasitos en el patio de su casa. Un retablo cerámico de la de la Virgen de la Amargura recuerda la Semana Santa, también de ella nos hablan los nazarenos de juguete y el pasito del Señor de las Tres Caídas de Triana con el que juegan los niños. Bajo el retablo de la Virgen de la Amargura, aparece un Niño Jesus de estilo montañesino que, como es tradición en Sevilla, se viste con uno u otro traje en función de la época del año. La imagen del Niño Jesús se encuentra ya vestido de seise, anunciando otra fiesta: la del Corpus. Al fondo tras los arcos, hay un pequeño cuadro, el autorretrato del pintor sevillano Baldomero Romero Ressendi, gran amante de la fiesta nacional que utilizó como tema recurrente en su obra, vestido de torero. Hasta el mismo patio con sus flores pretende hablar de otra fiesta: las Cruces de Mayo. 

Como si de un altar se tratase, el patio se encuentra elevado por un escalón y enmarcado a modo de hornacina por el arco. En ese escalón está escrito en azulejos trianeros el título ‘Fiestas de la Primavera. Sevilla MMXX’ con una tipografía basada en un azulejo eucarístico que se encuentra en la Parroquia de la O. Sobre el escalón la protagonista mira al espectador vestida de rojo a medio camino entre la luz y la sombra, casi a contraluz para recordar que son fiestas marcadas tanto por la noche como por el día. En la niña se recrea la risa, en las lágrimas de la Virgen de la Amargura la pena, en las flores la vida, en el torero y su fiesta la muerte, en el paso del Cristo de las Tres Caídas lo sagrado, en las tres flamencas lo profano, en la mirada de la mujer el presente y en la abuela el pasado. 

Respecto a la técnica, el cuadro está realizado en  óleo sobre lienzo de 147 x 97 cm. El autor ha pretendido realizar un cuadro con profundidad, con cinco capas: la primera es el zaguán en penumbra con el arco y ese papel en el suelo con los versos de Machado; para la segunda capa hay que subir un escalón, en ella está la protagonista, que no está ni dentro ni fuera del patio sino a medio camino; ya dentro del patio está la tercera capa de profundidad bañada por la sombra en la que unos niños juegan en el suelo de barro a los pasitos; la cuarta capa es la luz del sol que da a la niña y a la abuela y la última la sombra tras los arcos del fondo. 

La composición del cuadro cuenta con dos líneas paralelas, una de ellas se puede percibir de forma clara, ya que dibuja la sombra del suelo y atraviesa el cuadro, pero hay otra línea paralela de rojos que no se percibe conscientemente y que empieza en el seise, pasa por el traje también rojo de la abuela y termina en la protagonista. 

SOBRE EL AUTOR

Fernando Vaquero Valero, también músico de profesión, es un pintor sevillano autor de numerosos carteles y obras de carácter historicista formado con artistas de la talla de Antonio López o Eduardo Naranjo. Su evolución artística le ha llevado a un realismo figurativo que se ha convertido en seña de identidad de su obra, que  se encuentra en países como Reino Unido, Italia, Paises Bajos o Alemania. 

Dentro de la cartelería, destacan, entre otros, los ya mencionados de la Semana Santa de Sevilla de 2019; el del Corpus Christi también del Ayuntamiento de Sevilla en 2016; y el de la Venida de la Virgen del Rocio de 2019, así como los de la Semana Santa de Carmona de 2018; la Semana Santa de Osuna 2019; la Romeria de Valme de 2018; el del 75 aniversario de la Hermandad de Torrijos de Valencina de la Concepción; el de la Romería de Nuestra Señora de Gracia de Carmona en 2013; el del bicentenario de la hechura de la Virgen de la Esperanza de la Trinidad; o el de la Romería de Huévar de 2019. 

Es también autor de varias obras participantes en exposiciones colectivas como la muestra ‘Macarena’ del Círculo Mercantil de Sevilla, de portadas de boletines o de diversos libros de Reglas de Hermandades como el de la Hermandad de Santa Genoveva. Fue comisario durante la pasada Cuaresma de la exposición colectiva ‘Universo Amarguras’, que se celebró en el Ayuntamiento dentro de los actos organizados por la Hermandad de la Amargura, de la que es hermano, con motivo del centenario de la marcha ‘Amarguras’. 

Aparte de su obra sacra, Fernando Vaquero es un pintor historicista, como el caso de su obra ‘El Expolio’, que  formó parte de la exposición colectiva ‘Reflejos de Murillo’ que también se celebró en 2018 en el Ayuntamiento de Sevilla. En esta línea, son característicos sus cuadros donde representa estudios y talleres de pintores del pasado en la que convierte el recurso ‘cuadro dentro de un cuadro’ en el ‘leitmotiv’ de estas composiciones. 

Este pintor trabaja también para la empresa La Despensa de Palacio. diseñando sus latas y cajas de dulces. En 2014 recibió el Premio de Pintura del Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla. 

Además del cartel de las Fiestas de Primavera del Ayuntamiento de Sevilla, para 2020 ha realizado los carteles de la Semana Santa de Córdoba, Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas, Marchena y de la Hermandad del Amor de Málaga.