jueves, 20 de febrero de 2020

Una exposición explica cómo se construyó la fachada neogótica de la catedral de Barcelona

Universitat de Barcelona

La fachada principal de la catedral de Barcelona se llevó a cabo en el cambio del siglo XIX al XX siguiendo un proyecto arquitectónico seleccionado tras un concurso polémico —en el que incluso participó Antoni Gaudí— e inspirándose en la traza que ya había propuesto el maestro de obras Charles Galters de Ruan —conocido como maestro Carlín— en 1408 para construir la entrada al templo. Estos son algunos de los hechos históricos que se explican en «Vallmitjana i la façana de la Catedral. Històries singulars al voltant de l’escultura», exposición que se inaugura el 18 de febrero a las 19 h y se podrá visitar hasta el 12 de abril en la Casa de la Pia Almoina. Organizada por la Catedral de Barcelona y el Museo Diocesano del Arzobispado de Barcelona, la muestra tiene lugar en el marco del Año Vallmitjana, coorganizado por la UB y el Seminario Conciliar de Barcelona, y en ella se explica cómo el escultor Agapit Vallmitjana i Barbany (1832-1905) realizó las figuras de Cristo y los apóstoles, elementos centrales de la fachada que podemos ver hoy.

La exposición ilustra con fotografías, documentos de época y bocetos de proyectos arquitectónicos cómo se levantó la fachada actual de la catedral de Barcelona. Así, se explica que en 1882 se convocó el concurso para la fachada y que a él se presentaron, entre otros, los proyectos de Joan Martorell i Montells (1833-1906), que apostaba por una catedral elevada con mucho énfasis en los elementos ornamentales, y el de Manuel Girona i Agrafel (1817-1905), más horizontal y sobrio. El proyecto de Martorell, delineado por Antoni Gaudí, tuvo el apoyo popular y de parte de la prensa, pero ganó el de Girona. Finalmente, en la ejecución del proyecto ganador se incorporaron elementos del proyecto de Martorell, lo que recibió críticas porque se vio como una apropiación de las ideas del contrincante.

En la muestra se explica también que los hermanos Vallmitjana eran dos de los escultores más prolíficos y reconocidos de la época y cómo ello propició que se les encargara las esculturas de la fachada de la Catedral. Además del conjunto del Cristo y los apóstoles, obra de Agapit Vallmitjana, la fachada del templo ostenta otras obras de escultura religiosa, como arcángeles, profetas, y santos que tienen claras vinculaciones con la ciudad de Barcelona, todos ellos llevados a cabo por reputados artistas de la época. La exposición documenta los procesos de selección de los artistas y las obras, incluidas algunas propuestas que se descartaron.

Una imponente traza de 1408
Comisariada por Cristina Rodríguez Samaniego, profesora de Historia del Arte de la UB, y Natàlia Esquinas Giménez, experta del Grupo de Investigación en Historia del Arte y del Diseño Contemporáneos (GRACMON) de la UB, la muestra también incluye una reproducción de la imponente traza de 1408, cuyo original, de tres metros de altura, está en proceso de restauración. La falta de presupuesto en la Barcelona de la época medieval impidió que se materializara este proyecto del maestro Carlín. De hecho, la fachada permaneció muy sencilla, casi sin adornos, hasta los trabajos de finales del siglo XIX y principios del XX, que se explican en la exposición y que se cierran en 1913, en el contexto de una Barcelona en expansión.

También se han organizado un conjunto de visitas guiadas por la muestra en las que diversos expertos tratarán sobre las fuentes de inspiración de la fachada actual (a cargo de la profesora de la UB Rosa Terés), el eco de la traza medieval en la arquitectura del siglo XIX y la construcción de la fachada de la catedral de Barcelona (por Ramon Graus, de la UPC), y Vallmitjana y los escultores de la fachada de la Catedral (Natàlia Esquinas Giménez, comisaria de la exposición).

El Año Vallmitjana, en el que se enmarca la muestra, quiere poner en valor la obra del escultor Venanci Vallmitjana, el centenario de cuya muerte se cumplía en 2019, y de su hermano Agapit, considerados los renovadores de la escultura catalana y maestros de varias generaciones de escultores entre el romanticismo y el modernismo. Además de las esculturas de la fachada de la Catedral, hay obras de los Vallmitjana en lugares emblemáticos de Barcelona, como el parque de la Ciutadella, el Edificio Histórico de la Universidad de Barcelona, el Palacio de Justicia o de la basílica de Montserrat.