}

domingo, 2 de febrero de 2020

Luengo, Mérida, Brain&Beast, Vidal y Duarte; protagonistas del penúltimo día de la MBFWMadrid 2020

Mercedes Relaño/Fotos: Jose Duarte

Marcos Luengo
Un cúmulo de ideas que entran y salen o se quedan atrapadas, hasta que finalmente, brotan uno tras otro los looks de esta nueva colección de Marcos Luengo, marcada por la maestría del pintor Kike Garcinuño expresándose a través de manchas de color.


Ulises Merida
Adiós a la discreción, al minimalismo, a pasar desapercibida, a lo  esperable  y aburrido... Hola a una sobredosis de accesorios para  una mujer tan segura de sí misma como recargada porque sí, porque  nunca se llevan encima demasiadas cosas bonitas.


Ulises juega modelando moharé, paños de lana, acolchados,  metalizados, tejidos perforados, acharolados, en una paleta con  múltiples matices sin olvidar sus característicos patrones con  cortes de tipo globo y siluetas trapecio.

Una colección tan fluida y sutil como recargada. Tan delicada como  rotunda. Como la mujer a la que va dedicada.

Brain&Beast
_ Aesthetic Torsion N.4 _ / OASIS / _ W’20.21

Dos de los mayores expertos en el culto al ego contemporáneo son los profesores de psicología Jean M. Twenge y Keith Campbell. Han estudiado la transformación social, propiciada en parte gracias a un flujo de dinero sin control, que alimentó la ilusión de que cualquiera podía ser un perfecto triunfador. El resultado de la investigación se publicó bajo el título “La epidemia del narcisismo” (2018). Este estudio argumenta que la presuntuosidad ha dejado de estar estigmatizada en la sociedad de las redes sociales, siendo el narcisisimo social (producto de una educación cuestionable y sumada a la fama superficial, internet y el crédito fácil), una gran burbuja. La inflación narcisista del yo ha sido la hermana gemela de la inflación crediticia. Ambas son burbujas, pero la del crédito estalló antes, según los autores.


Julio Rodríguez, psicólogo e investigador en la genética de trastornos psiquiátricos, admite que se ha empezado a hablar de “selfitis” como «la obsesión por salir perfectos en las fotos de las redes sociales que lleva a los jóvenes a pasar por quirófano con el único objetivo de conseguir más “likes” y más seguidores». Otra patología es la “dismorfia Snapchat”, «un trastorno en el que los jóvenes se sienten mal por su imagen real, que no se corresponde con el espejismo que proyectan con filtros y arreglos de Photoshop, y les lleva a quedarse en casa por vergüenza de mostrarse tal y como son realmente”. También analiza los rasgos que identifican al narcisista (sentimiento de superioridad y delirios de grandeza; necesidad excesiva de admiración; falta de empatía, manipulación y explotación de los demás; arribismo, hipersensibilidad a la crítica...) y se atreve a calificar a la percepción distorsionada de uno mismo como «el mal oculto del siglo XXI». Así, asegura que el número de narcisistas no ha parado de aumentar en los últimos 25 años y calcula que el 1% de la población mundial ha sido diagnosticado con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP), la forma más severa de lo que podríamos llamar afección psicocultural. «Todo depende de lo que consideremos positivo. En la sociedad actual, ser una persona sin empatía, egoísta, manipuladora y sin escrúpulos puede ayudar a ascender en ciertos sectores», contextualiza.

Brain&Beast, haciendo uso de un proceso creativo hipertextual, construye esta fábula donde una explosión de color, estampados y siluetas desestructuradas conviven en un conjunto cerrado entre matices neutros y estructuras geométricas. Las referencias al ego, el dinero, el culto a la estética y la violencia ceden espacio a la inocencia, la fantasía y, en definitiva, a la intención de aprender a hacer las cosas cada día mejor. En medio de esta dinámica social perniciosa debe producirse un paréntesis (“oasis”) para aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes, pensamientos y para perfeccionar el uso de las herramientas tecnológicas. Se trata de un espacio metafórico entre la hostilidad circundante que funcione como área de confort consciente, no ajena al sufrimiento, pero fundamentada en la tolerancia, el progreso y con la esperanza, quizás utópica, del encuentro de la felicidad plena (aunque éste sea un concepto difuso)… y si no, por lo menos, a un estado aceptable de salud mental.

Juan Vidal
BARBARA'S PRINCE OF LOVE

Esta colección invita a descubrir la delicadeza, la dulzura, la suavidad, el recuerdo, la infancia, la nostalgia y otros elementos simbólicos relacionados con la feminidad como armas invisibles de doble cara capaces de acariciar, pero también capaces de rasgar.


Duarte
Duarte es una marca que se ha creado y crece desde un núcleo muy reducido, con unas bases muy asentadas en la producción de prendas pero también una especialización en el mundo de la sastrería y en el trato personal con cada cliente.

Esta colección Otoño Invierno 2020 se encuentra en este segundo pilar de Duarte, en su dedicación por el desarrollo de prototipos, en que éstos definan las líneas de lo que vestirá su cliente en su día a día.

Bajo esta premisa, la colección ha encontrado su inspiración en el funcionamiento de las casas de diseño de coches italianas, en especial de sus prototipos de coches en los años 50, que posteriormente encontrarían su versión más comercial para el gran público. Estos prototipos marcarían las directrices del diseño del mañana y lejos de transmitirnos lejanía, sintetizaron a la perfección lo que se fue encontrando paulatinamente en lo cotidiano.

Esta inspiración acaba impregnando esta colección en todas sus vertientes. Las combinaciones de color se hacen en diferentes grados de saturación y contrapuntos de colores más enérgicos. Las líneas puras de estos coches y sus siluetas más dinámicas es donde está el punto clave de la colección, en dinamizar las bases de su sastrería e introducirla sin apenas esfuerzo en un escenario común, así es el escenario Duarte.