jueves, 4 de abril de 2019

Cádiz: Sandro Gil y Diego Medina se imponen en el 2º Chef Sierra de Cádiz


Diputación de Cádiz

La segunda edición del concurso gastronómico ‘Chef Sierra de Cádiz’ ya tiene ganadores. Diego Medina, del catering La Mina, de Arcos, se ha impuesto en la modalidad de cocina tradicional  gracias a su 'Paté de pollo de campo con mermelada de verduras de la huerta' y ha recibido su distinción de manos del periodista, especializado en gastronomía, Pepe Monforte; mientras que Sandro Gil, del restaurante El Tabanco de El Bosque, ha sido el ganador en el ámbito de cocina de innovación, revalidando el título que ya logró el año pasado, con una interpretación de la trucha con jamón denominada 'Nuestras raíces'. El chef Alejandro Giménez, del restaurante Universo Santi de Jerez entregó el premio a la receta innovadora.

La presidenta de Diputación, Irene García, ha asistido a la final del certamen celebrado en la Hacienda El Rosalejo, en Villamartín junto a Antonio Orozco –promotor del concurso y profesor de la Escuela de Hostelería Alminares, de Arcos-; del alcalde de Villamartín, Juan Luis Morales; y del presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, Juan Nieto. Unas doscientas personas han seguido la evolución de la última ronda del concurso entre representantes del gobierno de Diputación; alcaldes y alcaldesas de la Sierra; críticos gastronómicos; alumnados de escuelas de hostelería y medios de comunicación.

Los ganadores de esta segunda edición, al margen de los premios entregados en la ceremonia celebrada en El Rosalejo, serán destinatarios de una master class que impartirá el chef Joan Roca (poseedor de tres Estrellas Michelín) el próximo 23 de mayo en el restaurante Universo Santi. Esa convivencia fructificará en la cena que se servirá en el citado establecimiento sito en Jerez.

Diputación es una de las entidades que colabora en el patrocinio y difusión de este certamen desde sus inicios. Un respaldo motivado por los objetivos de una iniciativa que fortalece la promoción de la Sierra y de la provincia gaditana como destino turístico, afianzado por alicientes que le den solidez y estabilidad más allá de determinadas coyunturas. El turismo, como industria, tiene en la gastronomía uno de sus principales reclamos y concursos como ‘Chef Sierra de Cádiz’ muestran calidad y variedad, desde el respeto al producto, con presentaciones tradicionales pero también con recetas innovadoras.

Irene García ha destacado que precisamente los valores de la cocina de la Sierra han permitido abrir un hueco a dicha comarca en los mercados turísticos. Un acervo cultural que -unido al patrimonio natural, etnográfico o monumental- ha diversificado la oferta de una provincia como Cádiz que ya no se concibe, únicamente, como un destino de sol y playa.

A la final accedieron seis profesionales de los fogones, quienes habían superado las fases de clasificación celebradas el 19 y 26 de marzo. En la primera ronda los participantes debían cocinar un plato en casa y luego someterlo al parecer y votaciones de los comensales de establecimientos hosteleros; mientras que en la segunda etapa un jurado determinó el pase a la final de seis participantes: los premiados Sandro Gil y Diego Medina, más Mari Carmen Tamayo Guerrero, del restaurante Del Carmen de Prado del Rey; Fernando Naranjo Alpresa, del restaurante Casa Pengue de Bornos; Francisco Javier Pérez Menacho, del restaurante Casa Las Piedras de Grazalema; y José Antonio Morales Valle, del Gastrobar La Piscina de El Gastor.

Trece profesionales han concurrido a la segunda edición del concurso ‘Chef Sierra de Cádiz’. Además de los seis finalistas también participaron en las rondas anteriores los siguientes cocineros: Ángel Benítez Ramírez de La Divina, de El Bosque; Maribel Clavijo Berenjeno del restaurante Los Cazadores, de Villamartín; Antonio Naranjo Amaya, del Hotel Villa de Grazalema; Francisco Javier Bocanegra Vázquez, del Hotel Mesón La Molinera, de Arcos; Víctor Alberto Heredia, del Mesón Los Alamillos de Grazalema; Jesús Pinto Camas, del restaurante El Laurel de Ubrique; y Manuel Rafael Pavón Morales de Alma Restaurante de Villamartín.