domingo, 27 de enero de 2019

Nacional: Ailanto y Del Hierro cerraron el sábado de la MBFW Madrid

Fuente: MBFW Madrid

Siete desfiles fueron los celebrados en la jornada del sábado 26 de enero en la capital de España, la tercera jornada de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid 2019 tuvo dos broches de oro, ya que Ailanto y Pedro del Hierro cerraron la jornada en el emblemático Palacio de Cibeles.

ULISES MÉRIDA
La palabra “vals” deriva del alemán “walzen”, que se traduce literalmente como “dar vueltas”. En estas ceremoniosas coreografías las parejas de bailarines giran sobre sus propios ejes mientras rotan en un círculo mayor. A cada paso, las levitas y los vestidos envuelven a los intérpretes con un ritmo hipnótico, elegante, solemne.

Esa seductora fusión entre los tejidos y sus portadores es el punto de partida de “Vals”, la nueva colección de Ulises Mérida para la próxima temporada de otoño-invierno 2019-2020. Lejos de emular la estética de los salones de baile del siglo XIX, la propuesta se centra en esa ligereza tan característica del vals y se guía por la máxima de que cada prenda arrope a la mujer sin ahogarla ni ocultarla, rodeando su figura.


Esa mezcla de sutileza y solidez se consigue mediante el juego de patrones y tejidos. Siluetas sinuosas danzan alrededor del cuerpo gracias a la ingravidez propia del gazar de seda, el satén más liviano, las gasas y los tules. Materiales etéreos que conviven con otros más estructurados, como paños de lana, punto grueso, un tricot irregular, telas enceradas y grandes lentejuelas rectangulares.

La paleta de colores mantiene algunos de los tonos presentes en la propuesta anterior, como el morado o los amarillos, e introduce matices como un verde seco o marinos muy intensos, que conviven en armonía y sin pisarse los pies.

ANDRÉS SARDÁ
Esta temporada, ANDRES SARDA nos sumerge de lleno en el mundo del zodíaco y la astrología, interpretando los signos y su personalidad a través de una puesta en escena única. Siguiendo con su propuesta See Now – Buy Now, presentará su colección de baño e íntimo.


Los signos de agua y aire vestirán las propuestas de baño, y los de tierra y fuego, las de íntimo. Los colores que predominan en la colección son suaves y delicados en el íntimo, y fuertes y luminosos en el baño. Las materias icónicas de las colecciones Sardá como el tul, la seda, el encaje y los tricots elásticos estarán muy presentes en la colección, pero en esta ocasión también contaremos con maxi redes, flecos y plumas. Serán muy importantes también en esta presentación las piezas metálicas que Marc Enrich ha realizado especialmente para la ocasión.

LA CONDESA
Bajo este nombre La Condesa presenta su colección otoño/invierno 2019/2020 inspirada en la figura de Ada Lovelace, considerada la primera programadora de ordenadores de la historia de la informática. Siendo la única hija legítima del poeta Lord Byron, inspiró sus algoritmos matemáticos en las máquinas de tejer jacquard, motivo por el que este será uno de los tejidos protagonistas de la colección, junto a tules, vinilos y neoprenos.


Ada Augusta Byron fue además Condesa de Lovelace, un nexo de unión más entre la firma que dirige Marina Conde, que también es ingeniero, y nuestra inspiradora protagonista. Una colección que evoca a la mujer empoderada con propuestas como la reinterpretación de los volúmenes victorianos clásicos, faldas y vestidos de tul mezclados con sastrería confeccionda en neopreno.

“Ada” tiene mucho de técnica, pero también de poesía, de romanticismo victoriano y de nuevas formas postmodernistas. Entre las propuestas más sorprendentes encontraremos nuevos diseños, como la unión de una chaqueta y un vestido de tul, estampados propios creados a través de impresión digital unida a serigrafía o una importante parte de estampados florales inspirados en un archivo de papeles pintados de motivos florales de la época victoriana.

La colección destaca también por el protagonismo de la logomanía, tendencia en alza, imprimiendo los iconos de La Condesa en nuevas formas para la marca como capas y prendas de punto. Colores como el verde forestal, el amarillo ácido, el morado o el sepia vestirán la colección.

ROBERTO TORRETTA
Mujeres elegantes, independientes, de carácter enérgico del mundo del cine y de la moda han introducido este concepto en su manera de vestir, convirtiéndolo en una seña de identidad potente, que inspira y ofrece a Roberto Torretta la ocasión de trabajar y experimentar en esta idea de manera nueva, evolucionada.


Influencias de la sastrería masculina, detalles románticos, superposiciones, combinación de tejidos disonantes y siluetas ultra femeninas se relacionan entre sí para matizar un tema de colección cautivador.

Los abrigos y las chaquetas "oversize" combinados con pantalones amplios y estrechos efecto tuxedo, sugieren calidez en paños y tejidos de lana de factura japonesa color chocolate, gris antracita, glaciar grey y charcoal grey. Una amplia paleta de grises incluyendo unos cuadros tono sobre tono.

Vestidos de sofisticadas siluetas ajustadas, rectas, evasé, cortas y new midi se dibujan en telas de mano afranelada azul marino, 3D en blanco y en negro, sedas satinadas azul cerúleo y crimson red.

Exquisitos estampados de flores "all over" en tonos grape, lavanda, malva, marrón, peppermint y lettuce green suben el tono de la colección y animan los colores más neutros.

TERESA HELBIG
Equipajes preparados, capas y turbantes, baúles llenos de libros de conjuros. En tren, en barco, en globo. Estamos en enero de 1952, y la Convención Anual de Brujas está a punto de celebrarse en algún punto secreto de la frontera de Bratislava, donde los Alpes se cruzan con los Cárpatos.


Vienen de México, de Shangai, de París, de Tokyo, de Edimburgo, de Bucarest, de Lyon, de Praga. Visten turbantes, kimonos, capas, babuchas. Hablan idiomas diferentes, tienen edades dispares, han llevado vidas distintas, pero saben entenderse.

Damos la vuelta a la bruja como símbolo de lo desconocido, lo maléfico, lo oculto, lo irracional. La mujer sospechosa de ser libre, la mujer difamada, la mujer señalada con el dedo. Queremos despojar a la bruja de su carga oscura, sobrenatural, política, religiosa, arquetípica. Nos inspira, en cambio, como síntesis de la mujer independiente, que sigue su instinto, que cree en una sabiduría femenina ancestral compartida. La bruja que se ríe de sí misma: la bruja a la que le encanta que le llamen bruja.

La bruja tiene un poder, y es su libertad infinita, su fuerza interior. La moda -como el trabajo, como el amor, como la amistad- es un hechizo que nos vuelve poderosas. Cuando llevamos nuestras prendas favoritas empieza la magia: atraemos la suerte, somos más lúcidas, vemos el mundo con una mirada amable. El vestido puede ser un amuleto, una varita mágica, la escoba con la que alejarse volando de las miradas ignorantes que juzgan, que cuchichean, que recelan. ¿Brujas? Sí, y a mucha honra.

La Convención de Brujas solo sucede una vez al año, y pide las mejores galas. Cada bruja representa a su país, y -sea veterana o novata- quiere estar a la altura de tan magno acontecimiento. Este sindicato hechicero viste plumetti, organza, terciopelo, leopardo, rafia sobre tul, tartán, visón. La Naturaleza las acompaña: estrellas, cordilleras, búhos, lemures, escarabajos.

AILANTO
Ailanto construye su nueva colección otoño-invierno 2019/20 inspirándose en el arte óptico. Estilo que hace uso de ilusiones ópticas. Combinaciones o repeticiones de formas, figuras o patrones son la base del opt art. Las composiciones se construyen partiendo de figuras geométricas como rectángulos, cuadrados, triángulos o círculos.



PEDRO DEL HIERRO 
La puesta de sol y todo lo que rodea a un cálido atardecer son los protagonistas de la nueva colección Primavera-Verano 2019 de Pedro del Hierro.

SOLAR, es el concepto alrededor del cual gira esta nueva propuesta en la que el color será el hilo conductor. Sobre la pasarela, un recorrido que irá desde tonos neutros al degradé, pasando por colores rojizos, anaranjados, champán y el verde agua como acento de color, creando una rueda cromática que nos transporta al momento de un atardecer en la playa.

Se reinterpreta el dress code a través de guiños a los años 90 donde las siluetas son más relajadas, las proporciones más generosas, sin perder la sofisticación y elegancia.


Destacan la contraposición de los tejidos naturales como algodones, linos, lanas, mohair y sedas, mezclados con otros de acabados técnicos, como la poliamida y el nylon, y prendas tridimensionales. Como apuesta, prendas con desarrollos I+D, como la pieza de múltiples posiciones, la sastrería reversible en mujer, o el smoking “kimono” con cierre desplazado. También es representativo el acrónimo representado a través de estampados posicionales y all over prints.

La luz solar y sus colores dominarán una pasarela en la que espectaculares vestidos de red carpet para mujer y piezas que sirven de transición del día a la noche, en hombre, serán los protagonistas de esta nueva historia. Una colección con la que Nacho Aguayo y Alex Miralles consiguen que la marca mire hacia el futuro y siga construyéndose según los nuevos cánones de moda y belleza.