jueves, 22 de noviembre de 2018

Internacional: Breitling festeja su entrada en el "Gigante Asiático"

Breitling

Breitling, el fabricante suizo de relojes de lujo conocido mundialmente por sus prestigiosos modelos de alto rendimiento, anunció a los cuatro vientos su presencia en China con una velada de gala en el Phoenix Center de Pekín. Entre los destellos de una iluminación azul que evocaba el color corporativo de Breitling, el Phoenix Center –ya de por sí una maravilla arquitectónica– dio la bienvenida a unos 500 invitados que destacaban por su estilo. Al evento se entraba por una alfombra roja flanqueada por faroles, mientras más de 100 representantes de los medios de comunicación locales e internacionales fotografiaban y entrevistaban a los VIP según iban llegando.

Atmósfera de elegancia y misterio
Dentro del Phoenix Centre, la asombrosa decoración, alusiva a los mundos de la marca Breitling –aire, tierra y mar–, creaba una atmósfera de elegancia y misterio. Emotiva y evocadora, la ambientación musical en vivo que corrió a cargo de la Beijing Percussion Art Troupe, que participó en los Juegos Olímpicos de 2008, y de una orquesta formada por virtuosos pekineses. Los espectaculares interludios musicales complementaron a la perfección el ambiente de la velada, enfatizando los acontecimientos de la misma.

Aparecen en la celebración los squads de élite de Breitling, también presentes ya en China
La noche empezó ya con un arranque impactante, cuando Georges Kern, CEO de Breitling, presentó a las celebridades invitadas por la marca, la australiana Sally Fitzgibbons, miembro del Surfers Squad, y el renombrado fotógrafo y cineasta Peter Lindbergh, acompañados por dos miembros de alto perfil del Breitling Cinema Squad, Daniel Wu y Brad Pitt. 

«Esta noche indica el comienzo de un capítulo nuevo de Breitling en China, lo cual nos emociona enormemente. Tenemos el gran placer de darles a conocer lo que llamamos nuestro futuro de leyenda, centrado no solo en el aire, sino también en el mar y la tierra, y todo ello colaborando con nuestros squads, en los que participan algunos de nuestros principales asociados, embajadores y amigos», dijo Georges Kern. Añadió también: «Hace tan solo unos meses, Breitling abría en Pekín su primera boutique insignia en Asia, y ahora vamos a reforzar nuestra presencia online y digital en el continente a través de nuestra asociación estratégica con Alibaba inaugurando brillantemente nuestra tienda insignia Breitling en Tmall».


Puesta de largo de la elegante familia Premier de Breitling
Durante la noche de gala en Pekín, Breitling aprovechó para presentar los relojes que componen la nueva familia Premier, unos modelos que refuerzan el vínculo de la marca con su entorno terrestre y expresan una parte importante de la misión actual de Breitling: crear relojes para mujeres y hombres de estilo, propósito y acción. Pese a gozar de justificada fama mundial por sus vínculos con el aire y el mar, una parte esencial de la reputación de Breitling está cimentada también en sus conexiones duraderas con el elemento terrestre. Los Premier originales lanzados en la década de 1940 fueron los primeros modelos de Breitling dotados de una elegancia genuina y se convirtieron en una parte muy admirada de su catálogo, al que aportaban un estilo moderno y que complementaba los «instrumentos para profesionales» por los que la marca era ya bien conocida. La nueva familia Premier, del mismo modo, reintroduce esta elegancia y la conexión con el medio terrestre. Uno de los modelos más destacados de la familia es el Premier B01 Chronograph 42 Bentley British Racing Green; el cronógrafo es un homenaje a la asociación de Breitling con la gran marca automovilística.

Breitling renueva su vínculo histórico con la aviación
Una parte significativa de la reputación internacional de Breitling está cimentada en sus emblemáticos relojes de aviador, entre ellos, y muy notablemente, el Navitimer. En la noche de gala de Pekín, la marca ofreció un avance de dos modelos especiales de aviador que serán lanzados el año próximo para conmemorar la historia del legendario avión Curtiss P-40 Warhawk. Colaboraron con la celebración pilotos de dos generaciones distintas: Taylor Stevenson y, a sus 93 años, Ollie Crawford, el piloto vivo más veterano que llegó a volar con un Curtiss P-40 Warhawk.

Las estrellas salen de noche
El punto álgido del evento llegó con la presentación de los miembros del Cinema Squad de Breitling, las estrellas internacionales Brad Pitt y Daniel Wu, acompañados por el renombrado fotógrafo y cineasta Peter Lindbergh. Los tres habían trabajado ya juntos, este mismo año, en la campaña en 360° de Breitling #squadonamission; tras la proyección de cortometrajes rodados en la sesión fotográfica del Cinema Squad, compartieron con los asistentes anécdotas de la experiencia. La campaña ha creado ya revuelo mediático en todo el mundo. La protagonizan los squads de la marca, equipos de alto nivel compuestos por profesionales de gran celebridad mundial en sus respectivos campos de actuación.

Brad Pitt manifestó su entusiasmo por la campaña con estas palabras: «Es estupendo estar aquí en Pekín con Breitling. La marca está pasando por una transformación a la vez que su historia sigue presente en sus diseños, y yo disfruto formando parte de ello». 

Daniel Wu, para el que también es una alegría su nuevo papel como miembro del Cinema Squad, habló así a la audiencia: «Como creo que habrán visto ustedes, esta campaña de Breitling no se parece en nada a lo que esté haciendo nadie más. Es una campaña muy eficaz, pero espero que también aprecien lo divertido que es participar en ella».

Para redondear la velada, y en el más puro estilo del show business, Georges Kern, Brad Pitt y Daniel Wu posaron para un selfie, ayudados, como no podía ser menos, por el fotógrafo Peter Lindbergh. Tal como subrayó Georges Kern: «No puede ocurrírseme nadie más cualificado para hacer esta foto». En cuanto a la orquesta y los percusionistas, habían reservado para el final de la noche su pieza más espectacular, y, llegado el momento de marcharse los invitados, lo hicieron sin la menor duda de que Breitling ha llegado a China.